Carolina del Norte, EU.- El centro del huracán de categoría 1 Florence tocó tierra hoy a las 7:15 horas cerca de Wrightsville Beach, en Carolina del Norte, en la costa sureste de Estados Unidos, donde se registran ya importantes inundaciones, informó hoy el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

En un boletín especial, el NHC indicó que el ciclón mueve vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora y rachas superiores, y se dirige rumbo oeste a 9 kilómetros por hora, lo que le llevará paulatinamente hacia el interior de Carolina del Norte y posteriormente al vecino estado de Carolina del Sur.

Mientras tanto, Florence está haciendo estragos en esta zona de la costa sureste del país, con 150 personas que están siendo evacuadas por equipos de rescate, numerosas viviendas que ya están bajo el agua y al menos 400 mil usuarios que quedaron sin electricidad.

Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel que se derrumbó y muchos más que desafiaron las órdenes de evacuación esperaban ser rescatados. Pedazos de inmuebles destrozados por el huracán volaban por los aires.

Florence tocó tierra a las 7:15 horas de Estados Unidos, indicó el NHC, que en las últimas horas ha alertado de que el fenómeno meteorológico dejará inundaciones “catastróficas” mientras se adentra en Carolina del Norte y del Sur.

Este avance provocará su debilitamiento gradual, aunque sigue siendo un ciclón de grandes dimensiones, cuyos vientos huracanados se extienden hasta 130 kilómetros desde su ojo y de fuerza de tormenta tropical hasta 315 kilómetros desde el centro.

Pero la mayor preocupación de las autoridades no son los estragos que pueda dejar el viento, sino las inundaciones, tanto de agua dulce como salada.

Los pronosticadores dijeron que se esperaba una inundación “catastrófica” de agua dulce a lo largo de las vías fluviales de ambas Carolinas.

Los meteorólogos advirtieron que el ataque aterrador del meteoro durará horas y horas, porque Florence avanzaba lentamente y sigue recibiendo energía del océano. Florence avanzaba a apenas 9 km/h (6 mph). Los vientos huracanados se extendían a 130 kilómetros (80 millas) de su centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendían en un radio de hasta 315 kilómetros (195 millas).

Los vientos inclinaban los árboles o los derribaban al suelo y la lluvia caída de lado mientras Florence avanzaba tierra adentro. Los meteorólogos creen que el embate del meteoro dure varios días, dejando una amplia área bajo el agua, tanto por los aguaceros fuertes como por el aumento del nivel del mar.

El viento silbaba y la lluvia azotaba las ventanas de un hotel antes del amanecer en Wilmington, donde la residente local Sandie Orsa permaneció sentada en un vestíbulo iluminado por luces de emergencia después de que se cortó la luz.

“Es tenebroso: el viento aúlla, la lluvia cae de lado y los escombros vuelan”, dijo Orsa, quien dijo temer que las ramas de los árboles dañen su casa.

El ascendente nivel del mar ya tocaba la casa de dos pisos de Tom Copeland, en una zona de tierra rodeada de agua en Swansboro. Los vientos derribaron árboles por todas partes.

El agua “las olas están rompiendo en mi propiedad, en una zona en la que normalmente hay pasto”, dijo Copeland, un fotógrafo freelance para The Associated Press.

Horas antes, las lluvias torrenciales que acompañan a Florence ya habían provocado inundaciones de agua marina en calles de zonas costeras y dejó a decenas de miles sin electricidad. Las autoridades prevén inundaciones “catastróficas” por la lluvia en la costa este de Estados Unidos.

En Emerald Isle, Carolina del Norte, el agua alcanzó una altura de 1,92 metros (6,3 pies), agregó el Centro. Emerald Isle está a unos 135 kilómetros (84 millas) al norte de Wilmington. Los efectos de Florence sobre la región podrían durar varios días y dejar una amplia zona sumergida bajo el agua procedente del océano y la caída en forma de intensas precipitaciones.

Galería