España.- Los investigadores rusos están horrorizados después de que unos buzos encontraran una bolsa con 26 pares de manos en su interior en el canal Beshennaya del río Amur, cerca de la ciudad de Khabarovsk, capital del distrito federal del Lejano Oriente, a unos 25 kilómetros de la frontera con China.

Inicialmente se vio una sola mano y eso despertó la curiosidad de la policía, que analizando la zona se topó con el resto de extremidades. El sitio es un popular lugar de pesca para los lugareños, cerca de un pueblo llamado Vladimirovka, según informa el periódico The Siberian Times.

Las autoridades sospechan que las manos pudieron ser cortadas como un castigo por delitos de robo. Medios locales, sin embargo, informaron que junto a los restos se encontraron vendajes médicos y fundas de zapatos de plástico de los que se utilizan en los hospitales. De ahí que la hipótesis más fiable actualmente es que fueron cortadas, posiblemente de cuerpos sin vida.