Paris, Francia– Trabajadores de una fábrica de refrescos en Signes, sur de Francia, hallaron un envío de 370 kilogramos de cocaína dentro de un contenedor de jugo de naranja.

Los empleados de Coca-Cola notificaron el hallazgo a la Policía y las autoridades judiciales.

Se estima que el cargamento vale alrededor 50 millones de euros, o más de mil millones de pesos.

Los sacos con 370 kilos de cocaína estaban escondidos en un contenedor con jugo de naranja procedente de Costa Rica, agregó un vocero.

Tras los hechos, la Fiscalía de Marsella dijo el miércoles que abrió una investigación por tráfico e importación de drogas.

La fábrica de Coca-Cola en la localidad cercana a la costa mediterránea produce concentrados para varias bebidas de la empresa.

La empresa dice que la cocaína nunca ha sido un «ingrediente añadido».