Washington.- Al menos tres artefactos explosivos han sido hallados en estafetas de correo donde se recibe el correo para Hillary Clinton, Barack Obama y la sede en Nueva York de la cadena de televisión de la CNN, según ha informado el Gobierno norteamericano. El lunes, otro paquete similar fue encontrado en una de las residencias en Nueva York del inversor y filántropo George Soros, que ha donado grandes cantidades de dinero a candidatos demócratas.

El último paquete sospechoso fue hallado en el edificio de Time Warner, editora de CNN, en pleno centro de Nueva York, junto a Central Park. Iba dirigido a John Brennan, director de la CIA con Obama y muy crítico con Donald Trump, según la misma cadena. Al identificarlo han sido evacuados los empleados de la emisora y del resto de oficinas, en un rascacielos de 55 plantas en la plaza Columbus. En las emisiones en directo de CNN se ha escuchado la alarma y las órdenes de evacuar el edificio, aunque los presentadores se han mantenido en el estudio. La cadena sigue emitiendo con normalidad.

Otro de los paquetes iba dirigido al expresidente Obama, que tiene su oficina en Washington, la capital federal. Antes se interceptó otro en el condado de Westchester, en el Estado de Nueva York, entre el correo dirigido a Clinton, que fue candidata a las elecciones presidenciales en 2016. El Servicio Secreto está investigando los artefactos con la ayuda del FBI y de la policía de la capital norteamericana y la del Estado de Nueva York.

Medios norteamericanos como CNN informaron en un punto de que el Servicio Secreto había localizado un tercer paquete con explosivos en una base militar donde se recibe el correo para la Casa Blanca, algo que luego fue desmentido.

Según el Servicio Secreto norteamericano, que protege a destacados políticos norteamericanos, incluidos los ex presidentes y ex primeras damas, no hubo riesgo de los paquetes fueran entregados a sus destinatarios porque fueron interceptados antes. “Fueron identificados inmediatamente durante la revisión habitual del correo, se determinó pronto que eran explosivos”, dijo Mason Brayman, agente especial de ese cuerpo policial, en un comunicado.

El vicepresidente, Mike Pence, han condenado a través de Twitter los atentados. «Los responsables rendirán cuentas», dijo. Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, condenó «estos deplorables actos de terrorismo». «Los responsables rendirán cuentas y caerá sobre ellos todo el peso de la ley», dice.

No hay de momento más detalles de los paquetes encontrados este miércoles, pero una fuente del FBI ha asegurado en una llamada con periodistas que en apariencia son similares al que se encontró en la casa de Soros: contenía una tubería de 15 centímetros serrada con material polvo explosivo dentro. Aquel explosivo fue detonado el mismo día en que fue hallado. No se ha encontrado aún al remitente.

Soros suele ser objeto habitual de críticas por parte de los republicanos, que le han acusado de una infinidad de maniobras para beneficiar al partido demócrata, al que pertenecen tanto Obama como Clinton. En días recientes ha circulado por las redes sociales el bulo de que ha financiado la caravana de emigrantes centroamericanos que se dirige a la frontera de EE.UU. con México, algo que en teoría podría perjudicar a Donald Trump y su partido de cara a las elecciones parciales del 6 de noviembre.