Por Francisco Carrión. Corresponsal

El Cairo, Egipto.- Un tribunal egipcio dictó ayer 683 condenas a muerte contra partidarios del derrocado presidente Mohamed Mursi. El magistrado Said Yusef, llamado el juez de las ejecuciones debido a otras 529 penas capitales promulgadas en marzo, volvió a romper el récord de envíos a la horca. Confirmó 37 de las 529 sentencias, conmutó el resto por cadena perpetua y emitió las nuevas 683 penas al cadalso. Estas últimas por actos de violencia registrados en la provincia de Minya, a 300 kilómetros al sur de El Cairo, tras el desalojo de las acampadas islamistas del pasado agosto.

Entre los condenados figura el guía supremo de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badia, un veterinario de 70 años arrestado a finales de agosto y que afronta un sinfín de cargos por incitación a la violencia, desde el golpe de Estado que en julio desalojó del poder a Mursi.

La mayoría de los condenados han sido juzgados en ausencia, por lo que ?según la legislación egipcia? tienen derecho a un nuevo juicio si deciden entregarse.

Como sucedió en marzo con la primera condena a muerte masiva, las organizaciones de derechos humanos denunciaron las irregularidades de un proceso que apenas duró 20 minutos, en el que ni siquiera se leyeron los cargos ni se escucharon los testimonios de acusados y testigos.

?Es evidente que el juicio ha carecido de las garantías procesales básicas?, declaró a El Comercio Mohamed el Messiri, el investigador de Amnistía Internacional (AI) que estuvo en la sala donde se dictó el fallo. ?La sesión no duró más de 20 minutos?, añadió.

Se esperan más penas
El proceso está aún lejos de concluir. El tribunal ha enviado las nuevas 683 condenas al muftí de Egipto (la máxima autoridad religiosa del país), cuyo informe no es vinculante. El 21 de junio se dictará sentencia en firme. Los condenados podrán recurrir el veredicto ante el Tribunal de Casación.

El juez, que en los últimos días impuso condenas de hasta 88 años de prisión, aún debe ver dos macrojuicios, que involucran a 919 personas, en que volvería a decretar penas capitales.

En un comunicado, AI alertó que la judicatura egipcia ?corre el riesgo de convertirse en parte de la maquinaria represiva?. Horas después del fallo, una corte de El Cairo ordenó la ilegalización del movimiento juvenil 6 de Abril, una de las organizaciones seculares que lideraron las revueltas contra Hosni Mubarak en el 2011.

En declaraciones a este Diario, el politólogo estadounidense Nathan Brown subrayó que los veredictos ?se producen en un momento en el que altos funcionarios egipcios visitan Washington para tratar de pintar un cuadro diferente de lo que pasa en el país?. ?Los tribunales derriban esa estrategia internacional. Muestran la atmósfera de represión?, concluyó.

REACCIONES EN CONTRA
DESDE WASHINGTON
La Casa Blanca denunció, enérgicamente, las condenas a muerte: ?El veredicto constituye un desafío a las reglas más elementales de la justicia internacional?, afirmó Jay Carney, portavoz de la presidencia estadounidense.

CRÍTICAS DE LA ONU
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró que las condenas a muerte ?parecen claramente no respetar las reglas de base del proceso justo?.

GRUPO PERSEGUIDO
Las autoridades egipcias han calificado a los Hermanos Musulmanes ?que llegaron al poder en el 2012? como un grupo terrorista, una acusación que estos niegan.

 ejb