WISCONSIN, EU.- Un hombre de Wisconsin, Estados Unidos, se preparaba para someterse a más cirugías luego de perder parte de sus piernas y antebrazos por una lamida de perro que le provocó una inusual infección en la sangre, indicó este jueves su esposa.

Greg Manteufel, de 48 años, acudió a una clínica del área de Milwaukee con síntomas similares a los de una gripe y ha estado hospitalizado desde fines de junio.

Se encuentra con buen ánimo pese a haberse sometido a siete operaciones hasta ahora, comentó su esposa Dawn Manteufel a The Associated Pres.

Dijo que su esposo se dirigía de nuevo al quirófano este jueves y todavía le restaban tres cirugías más, pero que estaba ansioso por recibir sus prótesis.

“Está feliz de estar aquí. Dice que no llegó tan lejos para llorar y decir: ‘¿Por qué a mí?'”, indicó.

Greg Manfeufel fue diagnosticado con una infección en la sangre ocasionada por la bacteria capnocytophaga, la cual es común en la saliva de los perros y gatos, pero casi nunca provoca enfermedades, explicó la médica Silvia Munoz Price, una epidemióloga del Froedtert & the Medical College de Wisconsin, donde Manteufel es atendido.

La doctora dijo que los amantes de los animales no tienen de que preocuparse, ya que apuntó que es más probable que mueran en un accidente automovilístico que por una infección provocada por la bacteria.

“Es extremadamente raro. No se deshagan de sus mascotas. Continúen comportándose con ellos de la misma forma que lo han hecho hasta ahora”, señaló Munoz.

Explicó que la infección causó una disminución de la presión sanguínea y en la circulación de sus extremidades, lo que no resulta inusual en infecciones de sangre.

Sin embargo, la infección fue resuelta rápidamente con antibióticos, pero el problema en el caso de Manteufel “fue que su cuerpo registró una respuesta enorme a su infección sanguínea original y detuvo la circulación a sus extremidades”.

Dawn Manteufel dijo que los síntomas de su esposo comenzaron el 26 de junio, con fiebre y dolor en las piernas, pero que después comenzó a tener delirios.

Señaló que en el breve trayecto hacia el hospital de West Bend, Wisconsin, le salieron moretones y granos.

Los médicos le amputaron primero las piernas a Manteufel, justo debajo de las rodillas. Dos semanas después le amputaron los antebrazos, afirmó su esposa.

La punta de la nariz de Manteufel también perdió circulación y tuvo que ser reparada por medio de cirugía, añadió Dawn.

Se desconoce qué perro fue el causante la infección, ya que Manteufel y su esposa tienen un pit bull de ocho años, pero la mujer dijo que su marido tuvo contacto con varios perros en los días previos a la infección, entre ellos uno callejero que encontró mientras trabajaba como pintor de brocha gorda.