Bruselas, Bélgica.- El presidente estadounidense, Barack Obama, instó hoy en Bruselas a los europeos a explotar nuevas fuentes de energía para reducir su dependencia de gas y petróleo de Rusia, pero les advirtió que tampoco pueden confiar únicamente en Estados Unidos como futura fuente de recursos energéticos.

«Europa en conjunto va a necesitar examinar (…) sus políticas energéticas, para encontrar nuevas formas de diversificarse y acelerar su independencia energética», afirmó el mandatario durante una cumbre con los líderes de la Unión Europea (UE).

Obama se refería así al esquisto, cuya extracción a través de la técnica del «fracking» está muy extendida en Estados Unidos pero es controvertida en otras partes del mundo.

Sus palabras llegan también en medio de la disputa que Washington y Bruselas mantienen con Moscú por la península de Crimea, que ha hecho recapacitar al bloque europeo sobre su dependencia de la energía rusa. Según los datos más recientes, en torno a un tercio del petróleo y el gas que importa la UE procede de Rusia.

«Estados Unidos como fuente de energía es una posibilidad, pero nosotros también estamos tomando decisiones y enfrentándonos a algunas de las dificultades y retos del desarrollo energético, y Europa va a tener que tener algunas de esas conversaciones», expuso Obama. «No hay fuentes de energía perfectas, libres, ideales y baratas», advirtió.

ejb