Caracas, 19 Jun (Notimex).- En Venezuela el precio de los alimentos aumenta diariamente y el gobierno parece carecer de capacidad o la disposición para controlarlos, afirmaron consumidores.

“Un día un producto se expende a un precio, al siguiente día a otro, y al final nadie sabe cuál es el precio justo que se debe pagar por él”, dijo Carmen Torres en conversación con Notimex, a las puertas de un automercado.

Torres destacó que la Superintendencia de Costos y Precios Justos (PCPJ) pierde su tiempo haciendo estudios en cuanto a la fijación de precios, pues nadie acata la disposición de este organismo y al final todo se torna un caos.

Precisó que los automercados remarcan los precios constantemente, ya que estos no vienen impresos en los empaques, y por eso cualquiera puede pagar hoy cien bolívares por una lata de atún y mañana 190 y hasta 200, ya que no existe supervisión sobre las ventas.

“Igual ocurre con el precio de las carne de res y de cerdo, ya no se pueden comprar, porque cuestan mil 500 bolívares el kilogramo y comenzaron costando, apenas dos semanas atrás 600 bolívares”, añadió.

Juana Rivas, ama de casa y enfermera, señalo que la única proteína barata que pueden ingerir actualmente los venezolanos son los huevos de gallinas. “Todavía el cartón de 30 unidades cuesta 200 bolívares”, aseguró.

“La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentacion y la Agricultura) debería conferir una distinción a las gallinas, porque son las que han provisto de las proteínas a los venezolanos durante toda esta penosa crisis de escasez de alimentos”, dijo en tono jocoso.

Antonio Da Silva, gerente de un automercado, señalo a Notimex que ellos no remarcan precios, pero que sabe de otros automercados que si lo hacen en horarios nocturnos.

“Por eso todos los días aparecen nuevos precios y lo consumidores se alteran y nos llaman ladrones, pero al final igual se llevan el alimento porque lo necesitan”, argumentó el comerciante.

EEMB.