WASHINGTON,EU.-

El Gobierno de México tiene problemas a la hora de controlar diversos aspectos de su país y el combate contra los cárteles del narcotráfico es el principal de ellos, aseguró ayer Donald Trump en una entrevista transmitida por la cadena Fox a nivel nacional como previa al Súper Tazón.

En ella, el Presidente estadounidense esquivó una pregunta directa sobre si había amenazado a su par mexicano, Enrique Peña Nieto, con el envío de tropas contra el narco.

“Amo la gente (de México). A mi realmente me gusta esta Administración (de Peña). Pienso que es un buen hombre. Nos llevamos muy bien”, indicó.

“Pero ellos tienen problemas en controlar aspectos de su país, no hay duda de eso. Y yo diría que las drogas y los cárteles de la droga son el número uno (de esos aspectos)”, añadió.

El miércoles pasado, la agencia de noticias AP publicó un fragmento de lo que supuestamente era la transcripción de la conversación telefónica sostenida el viernes 27 de enero entre Trump y Peña y en la que se habría dado la supuesta amenaza de tropas.

“Tenemos que hacer algo sobre los cárteles. Sí hablé con él de esto. Yo quiero ayudarle con esto. Él es un muy buen hombre. Tenemos una muy buena relación como probablemente sabes”, dijo el Mandatario, quien no detalló el tipo de ayuda.

“Él parecía tener mucha voluntad de obtener ayuda de nosotros porque tiene un problema (…) Y es un problema real para nosotros. No olvidemos que esos cárteles están operando en nuestro país y están envenenando a la juventud en nuestro país”, añadió.

En contraste a la agencia AP, la cadena CNN había asegurado también la semana pasada que la amenaza de tropas no habría sucedido, sino sólo un ofrecimiento de ayuda. A pesar de insistir que su Gobierno está dispuesto a apoyar a México en la lucha antinarco, Trump no dio detalles ni explicó si continuaría la ayuda anticrimen al país que, para el año fiscal 2017, se espera sume 133 millones de dólares.

LLAMA A LA UNIDAD

El presidente Enrique Peña Nieto dijo que este centenario de la Constitución ocurre en una coyuntura difícil y afirmó que la situación exige defensa de la soberanía. Frente a los representantes de los otros Poderes de la Unión, gobernadores y funcionarios, dijo que “los sentimientos de frustración, temor e incertidumbre se han extendido y agudizado en todos los continentes, ante un contexto cada vez más volátil y más complejo”, y consideró que, como pocas veces en su historia reciente, México está a prueba.

“Son tiempos que llaman a la unidad. Unidad en lo esencial, unidad como sociedad y como nación. Unidad para encontrar juntos soluciones a las exigencias de nuestro tiempo”, dijo.