En China, una madre pensó hasta el último momento en el bienestar de sus hijos, y en un intento desesperado por salvarles la vida, los arrojó desde la ventana del cuarto piso de un edificio en llamas, antes de morir ahí.

La tragedia ocurrió en Xuchang, provincia de Henan.

Dos hermanitos, un niño de nueve años y una niña de tres, sobrevivieron a un voraz incendio gracias al esfuerzo de su madre.

La mujer quedó atrapada en el edificio por las llamas, y al verse acorralada junto a sus hijos, buscó la manera de sacarlos de ahí.

La única opción para salir era la ventana, pero se encontraban en el cuarto piso del edificio. La madre se asomó por la ventana y decenas de vecinos se empezaron a acercar para intentar ayudarlos, entonces ella les arrojó mantas y almohadas.

La mujer estaba cada vez más débil por la inhalación de humo, pero utilizó sus últimas fuerzas para cargar a cada uno de sus hijos y lanzarlos al vacío.

Los niños fueron atrapados y entonces los vecinos empezaron a gritarle a la mujer para que saltara, pero se desmayó gradualmente mientras el humo la cubría y dejaron de verla.

Poco después los bomberos entraron al edificio y encontraron a la mujer inconsciente. Inmediatamente, fue trasladada a un hospital, pero fue declarada muerta.

De acuerdo con medios locales, los niños también fueron llevados al hospital por algunas heridas. La niña sufrió fracturas en una de sus piernas y será sometida a una cirugía.

El contenido original de esta nota se publicó en www.pacozea.com