Miami, E.E.U.U.- Una mujer hispana mató a puñaladas a su propia hija de 11 años en Orlando (centro de Florida) porque creía que tenía relaciones sexuales con hombres, delito por el que afronta cargos de asesinato en primer grado, informaron hoy medios locales.

Rosa N, de 28 años, fue arrestada y acusada de asesinato en primer grado por la muerte de su hija, Aleyda, a quien propinó al menos 15 puñaladas este domingo en su vehículo y luego la llevó al hospital Winnie Palmer de la citada ciudad, recogió el canal WKMG.

Los facultativos que atendieron de inmediato a la menor no pudieron hacer nada por salva su vida.

Los agentes de policía que esposaron y arrestaron a Rosa, tuvieron que trasladarla a un hospital, ya que la mujer se había infligido cortes con el cuchillo en las muñecas, aunque no de gravedad.

Interrogada por la Policía, la mujer confesó que había matado a su hija y que el incidente comenzó en su casa cuando la primera acusó al novio de su madre de tener relaciones sexuales con su hija, algo que la niña, según testigos, había negado.

Según la declaración jurada, Rivera dijo que asesinó a su hija para evitar que tuviera relaciones con hombres y creía que su hija había mantenido encuentros sexuales porque “sonreía de una manera diferente