México, 15 May (Notimex).- Alrededor de 12 bebés nacen cada hora sin acceso a la asistencia sanitaria básica en las áreas de Nepal más afectadas por los dos terremotos que dañaron los servicios de maternidad, alertó Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Durante el próximo mes, la vida de casi 18 mil bebés y las madres podría estar en riesgo a menos que se tomen medidas urgentes para reanudar los sistemas clave de la salud, indicó el organismo en un comunicado.

“Al menos el 70 por ciento de los centros de maternidad en los 14 distritos más afectados de Nepal han sido dañados o destruidos, llegando al 90 por ciento en algunas zonas” detalló.

El organismo expuso que muchas mujeres embarazadas no tienen acceso a la atención médica que necesitan para garantizar el parto seguro de sus bebés, debido a que los centros hospitalarios se encuentran desbordados, además, miles de ellas no tienen un lugar seguro para estar con sus hijos recién nacidos, pues sus casas se derrumbaron.

«El número de madres que dan a luz fuera de los hospitales y centros de maternidad se teme que haya subido en más de un tercio en las zonas más afectadas del país desde el terremoto del mes pasado», dijo el representante de la Unicef en Nepal, Tomoo Hozumi.

«Los primeros días de vida son los más críticos y peligrosos para un niño; y estamos muy preocupados por el bienestar de los recién nacidos, así como de sus madres», añadió.

Los dos terremotos en Nepal, el primero de 7.8 de magnitud el 25 de abril y un segundo de 7.3 el 12 de mayo, y que devastaron amplias zonas de la nación del Himalaya, mató a más de ocho mil personas.

«Además de los recién nacidos vulnerables, las mujeres embarazadas necesitan apoyo ante riesgos como el parto prematuro con urgencia, aborto involuntario y las complicaciones que surgen en medio de la tensión y la confusión causada por los terremotos.

«Creemos que alrededor de 90 mujeres al día van a necesitar una cesárea en las partes afectadas de Nepal y, a día de hoy, los sistemas sanitarios no pueden afrontarlo», manifestó Hozumi.

La Unicef trabaja contra reloj con sus contrapartes y aliados para apoyar en la entrega de ayuda a los bebés y a las madres a través de la instalación de decenas de tiendas de campaña de emergencias médicas, incluyendo algunas de maternidad, en las zonas afectadas.

La Unicef hizo un llamado urgente a varias agencias de la Organización de las Naciones Unidas para aportar recursos por más de 50 millones de dólares en apoyo a su respuesta humanitaria durante los próximos tres meses.