Washington (Agencias).- En su recorrido en el papamóvil por las calles de Washington, Estados Unidos, una niña indígena de origen mexicano, logró entregar hoy al papa Francisco una carta en defensa de los inmigrantes.

Sophie Cruz, de tan solo cinco años, consiguió saltar las vallas de seguridad con ayuda de su padre, Raúl, y fue llevada en brazos hasta el papa por un agente de seguridad, como puede verse en un vídeo publicado por la cadena Telemundo.

La niña entregó al papa una camiseta y una carta en la que varias organizaciones de defensa de los derechos de los inmigrantes piden al santo padre que interceda por ellos.

Así lo explicó a la cadena su padre, Raúl Cruz, que viajó desde Los Ángeles (California) a Washington solo para poder ser testigo de la visita del papa y buscar su ayuda.

«Estamos oprimidos por la violencia, por el racismo, por la mala gestión del Gobierno. Le pedimos al papa que interceda no solo por los inmigrantes mexicanos, sino también por el resto de latinoamericanos, por los europeos, por todos», dijo Cruz.

Poco antes de saludar a la niña, el papa se presentó en la Casa Blanca como un «hijo de familia de inmigrantes» e instó, en un país construido «en gran medida por familias así», a admitir que «el sistema» de vida vigente genera millones de excluidos.

Después del recorrido en el papamóvil, el pontífice retomó este tema y pidió a los obispos de Estados Unidos, reunidos en la Catedral de San Mateo, que acojan «sin miedo» a los inmigrantes.

«De alguna manera hablo casi ‘in causa propria'», afirmó el pontífice, que se presentó a los obispos como un «pastor venido del sur» y reconoció que para ellos podrá no ser fácil «leer el alma» de los inmigrantes y serán sometidos «a la prueba de su diversidad».

Esta nota contiene video: