Washington DC, EU.- Elliott Abrams, enviado especial del Departamento de Estado para Venezuela, dijo que Estados Unidos no enjuiciaría ni trataría de castigar al Presidente Nicolás Maduro de Venezuela si abandonara el poder voluntariamente.

Abrams dijo que no había visto indicios de que Maduro estuviera dispuesto a renunciar. Pero su oferta de amnistía fue un mensaje para Maduro después de que los líderes de ambos países describieron conversaciones de alto nivel que Abrams dijo inequívocamente que no sucedieron.

«Esto no es una persecución», dijo Abrams sobre Maduro el martes por la noche en una entrevista. «No estamos tras él. Queremos que tenga una salida digna y se vaya «.

«No queremos enjuiciarte; No queremos perseguirte. Queremos que dejes el poder», agregó.

El año pasado, el Departamento del Tesoro acusó a Maduro de beneficiarse del tráfico ilegal de drogas en Venezuela, pero no recomendó cargos.

La declaración de Abrams contrasta con los ocho meses de sanciones, aislamiento internacional y amenazas por parte de la Administración Trump de intervención militar contra Maduro y sus leales, acusados de acaparar el poder y manipular las elecciones el año pasado.

Los líderes de la Oposición en Venezuela no han ofrecido inmunidad a Maduro, a quien acusan de prosperar en un Gobierno corrupto que ha dejado a muchos venezolanos sin alimentos, electricidad o suministros médicos.

En la entrevista, Abrams intentó aclarar la confusión generalizada sobre los esfuerzos de la Administración Trump para obligar a Maduro a abandonar su presidencia.

La semana pasada, cuando se le preguntó sobre los informes de noticias de conversaciones secretas entre Washington y Caracas, Trump dijo que la Casa Blanca estaba en contacto con el Gobierno de Maduro, «a un nivel muy alto».

Horas después, Maduro confirmó que había autorizado directamente a sus funcionarios a participar en reuniones secretas con la Administración Trump.

«Claro, ha habido contacto y seguiremos teniendo contacto» , dijo en una transmisión nacional .

El martes, Abrams dijo que eso no era cierto.

«La noción de que estamos negociando es totalmente errónea», dijo Abrams. «Y la noción de que hay un patrón de comunicación está mal. Hay mensajes intermitentes y creo que la gente consideraría que el mensaje enviado ocasionalmente desde Washington es completamente predecible: ‘Es necesario volver a la democracia. Maduro necesita dejar el poder'».