Washington.- El estado de Carolina del Sur, en Estados Unidos, ordenó la evacuación de al menos un millón de personas ante la inminente llegada del huracán Florence.

La tormenta que ya alcanzó vientos de 209 kilómetros por hora, tomará más fuerza una vez que toque tierra, situación que se cree ocurrirá el próximo jueves. Además, los vientos vendrían acompañados de lluvias que podrían generar inundaciones en ciudades del estado.

«No queremos arriesgar ninguna vida en Carolina del Sur en este huracán», explicó en conferencia de prensa el gobernador del estado, Henry McMaster según indicó Reuters. La autoridad además indicó que la evacuación hacia la zona costera era «obligatoria» y no voluntaria.

Por esta situación, varios residentes de la zona están acudiendo a locales comerciales para comprar provisiones, siendo una de las prioridades la adquisición de balones de gas.

Una decisión similar ante esta situación habían tomado en la vecina Carolina del Norte, donde el gobernador Roy Cooper ordenó la evacuación de 250 mil personas: «Esto va a ser un evento de repercusión estatal», aseguró.

Aproximadamente al mediodía de este lunes Florencese transformó en un huracán grado 4 según indicó el National Hurricane Center (NHC), la segunda clasificación más alta en la escala Saffir-Simpson, siendo también la segunda ocasión que se llega a esa categoría en el estado desde que ocurriera con el huracán Hugo en 1989.

Actualmente el fenómeno climático se encuentra sobre las islas de Bermuda y Bahamas y se espera que cuando toque tierra lo haga en cercanías al limite entre Carolina del Norte y Carolina del Sur, no habiendo claridad aún de la trayectoria que tome.