México.- Un magistrado exiliado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJV) pidió a la PGR detener a Nicolás Maduro en el momento en que pise suelo mexicano como invitado a la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador.

Rommel Rafael Gil Pino acudió esta mañana a la sede central de la dependencia para entregar una copia de la sentencia simbólica de 18 años con 3 meses de prisión dictada por el TSJV en el exilio contra el Presidente venezolano por los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Dicha condena, por los delitos de corrupción propia y legitimación de capitales, también incluye una multa de 25 millones de dólares y un resarcimiento del daño por 35 mil millones de dólares.

“He venido en nombre del TSJV a entregarle a la PGR un anexo del expediente para que la Procuraduría de este País sepa y apele a la Convención de Palermo, que es la justicia internacional-trasnacional, del cual México también es signatario, si el Presidente quien hoy ejerce funciones, usurpando el cargo, llegase a venir por acá, sea bien recibido y puesto a la orden de este Tribunal”, dijo.

Se le acusó y se le enjuició por corrupción propia y legitimación de capital, era un delito que venía continuado desde que él venía ocupando la Cancillería de la República y posteriormente la candidatura presidencial, todo esto en base al caso Odebrecht.

El venezolano explicó que esta sentencia simbólica tiene como punto de partida una acusación que presentó ante el TSJV la entonces Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega, la cual también le costó la persecución y el exilio.

La imputación refiere que cuando Maduro era Canciller recibió 35 millones de dólares de la constructora Odebrecht para la campaña de reelección de Hugo Chávez en el 2012.

Desde el año pasado, 25 magistrados del TSJV huyeron de Venezuela y constituyeron el Tribunal en el exilio en Bogotá, mismo que continuó por la vía extraoficial con el procedimiento judicial contra Maduro y concluyó con la sentencia dictada el 16 de agosto pasado y confirmada en forma definitiva el 29 octubre.

Después del exilio de la Fiscal y magistrados se designaron a nuevos funcionarios en sus cargos y la investigación del caso no ha tenido ninguna consencuencia legal hasta la fecha.

“Venimos a alertar… en el entendido de que en México todavía se respeta la separación de poderes, queda de parte de las autoridades mexicanas si apresan o no a Maduro… lo que haga México lo respetamos”, dijo Gil Pino, hoy exiliado en Estados Unidos.

El magistrado, quien ingresó a la sede de la PGR para sostener un encuentro privado con funcionarios, informó que acudirá a la Secretaría de Relaciones Exteriores para formular también su petición de captura contra Maduro.

Al mismo tiempo, explicó que buscará una cita en la Interpol México, pese a que precisó que ya solicitaron a la corporación a nivel internacional girar una ficha roja contra el Mandatario venezolano.

Mencionó que hoy en día sus colegas del Poder Judicial se encuentran exiliados en Chile, Colombia, Panamá y Estados Unidos.

Todos se fueron, denunció, perseguidos por un régimen que definió como un partido político armado que mantiene secuestrada al 85 por ciento de la población, viola sistemáticamente los derechos humanos y exporta personas hambrientas.