Moscú (Agencias).- Las acusaciones sobre presuntos ciberataques rusos durante las pasadas elecciones presidenciales en Estados Unidos con el objetivo de influir en sus resultados son “indecentes”, subrayó este viernes el Kremlin.

“Aquí hay que dejar de hablar de ello o aportar de una vez por todas alguna prueba. De lo contrario, esto parece ya muy indecente”, dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, según información difundida por la agencia EFE.

La víspera, Peskov tachó de “absurdo” las acusaciones de que el presidente ruso, Vladímir Putin, estuviera directamente involucrado en dichos ciberataques.

En la misma línea, el asesor presidencial, Yuri Ushakov, aseguró que Putin ya ofreció una “respuesta clara” a su colega estadunidense, Barack Obama, durante la última cumbre del G20 en China.

Obama advirtió hoy que su gobierno “tomará medidas” contra Rusia por los ataques informáticos, y aseguró que eso lo habló abiertamente con Putin.

Sobre el efecto que tuvieron los ataques en el resultado electoral, el mandatario estadunidense dijo que “no hay duda que contribuyeron a una atmósfera en la que el único foco durante semanas y meses fueron los correos de Hillary (Clinton), la Fundación Clinton, rumores políticos en torno al Comité Nacional Demócrata”.

Además, la Casa Blanca sugirió que Putin sabía y estuvo involucrado en la estrategia de ataques informáticos para tratar de interferir en las elecciones ganadas por Donald Trump.

A través de su cuenta en Twitter, Trump volvió a cuestionar hoy las conclusiones de la comunidad de inteligencia y del gobierno del presidente de Obama sobre el pirateo ruso.

“Si Rusia, o alguna otra entidad, estaba pirateando. ¿Por qué la Casa Blanca perdió tanto tiempo para actuar? ¿Por qué solo se quejan después de que Hillary (Clinton) perdió?”, escribió Trump.

Un reciente informe de la CIA, divulgado la semana pasada, indicó que esa y otras agencias de inteligencia concluyeron que Rusia realizó ciberataques durante la campaña electoral, no solo para desestabilizar, sino para ayudar a ganar a Trump.

En su momento, Putin tachó de “histeria” las denuncias sobre la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

“¿Acaso Estados Unidos es una república bananera? EU es una gran potencia. ¿Cómo puede Rusia influir en la elección del pueblo estadunidense?”, se preguntó.

Añadió: “Es una ocupación muy rentable” esgrimir la amenaza de “hackers, espías y agentes de influencia rusos” para ocultar la magnitud de los problemas reales que atraviesa la sociedad de Estados Unidos.