Oklahoma, Estados Unidos.- Un joven estadounidense de 28 años sufrió un derrame cerebral tras tronarse el cuello. Se ha demostrado que tronarse el cuello puede ser muy peligroso, debido a un caso anterior que se reportó el pasado 16 de abril, en el que una paramédica dobló su cuello para relajarse y sufrió un derrame cerebral.

El joven refirió que tenía el cuello adolorido, trató de estirarlo y terminó dislocándose. Posteriormente Josh, originario de Oklahoma, empezó a sentir el lado izquierdo de su cuerpo adormecido.

Poco a poco el joven empezó a caminar a un ángulo de 45 grados hacia la izquierda, por lo que fue trasladado al hospital. Ahí, el médico le informó que había sufrido un derrame cerebral y se había roto una vértebra.

Cuando se hizo tronar el cuello, se desgarró las arterias que van al hueso del cuello, donde el cuello se une al cráneo en la base del cerebro. La forma en que torció el cuello causó una bisección.

El hecho ocurrió el pasado 4 de marzo y ahora se encuentra en rehabilitación.

Ahora osh Hader puede caminar sin un andador o bastón, pero se cansa rápido. Además, contó que su equilibrio no está del todo bien. Además, tuvo que usar un parche en el ojo por algunas semanas, pues el nervio estaba lesionado, causando debilidad en uno de los músculos que se dirigían a su ojo.