Buenos Aires, 31 Mar (Notimex).- Sindicatos argentinos paralizaron hoy sus actividades en el marco de una huelga nacional en contra del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, a la que se sumaron organizaciones de izquierda.

Buenos Aires y las principales ciudades del país amanecieron semidesiertas, como si fuera un día de asueto, debido principalmente a la falta de transporte.

Este martes no funcionaron los autobuses urbanos ni de larga distancia, el metro, los trenes, los aeropuertos y el metrobús, lo que impidió que las personas llegaran a sus centros de trabajo.

El paro fue convocado la semana pasada por los gremios del transporte, pero después se sumaron sectores como el transporte de carga, abastecimiento de combustibles, bancos y judiciales.

La principal demanda es la eliminación del impuesto a las ganancias, pese a que es un tributo que pagan solamente los trabajadores que ganan más de 15 mil pesos mensuales, que equivalen a unos mil 200 dólares.

El impuesto a las ganancias sólo se aplica a uno de cada cinco trabajadores, pero la oposición ha logrado convertir el tema en una prioridad.

Luis Barrionuevo, uno de los principales dirigentes sindicales de la oposición, celebró el éxito de la huelga general y advirtió que si el gobierno insiste en mantener el impuesto a las ganancias, habrá un paro de 36 horas en abril.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, denunció, por su parte, que la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que fue la principal impulsora del cese de actividades, tiene solamente a un 8.0 por ciento de agremiados con salarios que ameritan la aplicación del gravamen.

“Están parando por defender los sueldos altos de trabajadores de otros gremios, es un reclamo político, no sindical, dan la idea de un paro general, pero el que tiene interés en ir a trabajar está privado por este gremio que ha decidido trabar la vida a todos los otros”, denunció.

Además del paro, esta jornada quedó marcada por la tensión provocada por organizaciones de izquierda que bloquearon las principales autopistas de acceso a Buenos Aires y algunas de las avenidas del centro de la ciudad.