En la planta de Carrier, Donald Trump amenazó a las empresas americanas que quieran iniciar operaciones en otros países.

«Las compañías ya no se van a ir de Estados Unidos sin consecuencias, no va a suceder, no va a suceder, se los digo ahorita.», afirmó el presidente electo de Estados Unidos.

Trump se lanzó de nuevo contra México y dijo que arreglará o terminará para siempre el TLC.

«Y nos cae bien México, nos parece maravilloso, ahí estuve hace tres meses con el presidente de México, un tipo sensacional, pero tenemos que tener un trato justo, no estamos obteniendo nada, tenemos el TLCAN, que es un total y completo desastre», sostuvo.

Reiteró que construirá el muro en la frontera.

«Vamos a construir el muro, anda diciendo la gente: «¿Creen que Trump construya el muro?» Ténganme confianza: Vamos a construir el muro, y por cierto, habrá gente que atraviese ese muro, vamos a tener puertas en ese muro, pero van a entrar legalmente», afirmó Trump.

En Cincinatti, Ohio, prometió unir a una «nación muy dividida» y condenó la intolerancia.

«Nomás para que entiendan ustedes: Viene entrando gente a raudales de regiones del Medio Oriente que no tenemos ni idea de quiénes son, de dónde vienen, qué piensan, y eso lo vamos a parar en seco», sentenció.

Y lanzó duras críticas contra la prensa.

«Pero luego la gente de allá atrás, la prensa extremadamente deshonesta, ¿Verdad? Gente muy deshonesta ¿Qué tal? O sea, qué deshonestos ¿Qué tal cuando una importante conductora que fue anfitriona de un debate ¡empezó a llorar cuando se dio cuenta de que habíamos ganado! ¿Qué tal? ¡Lágrimas! ¿Y saben qué no entiende ella? ¡Ahora las cosas van a ser mucho mejores! ¡No entiende!», aseguró.