SAN DIEGO (AP).-El Congreso le dio a Donald Trump los 1,600 millones de dólares que quería este año para su muro «grande y hermoso” en la frontera con México, pero no le permitió cumplir a plenitud una de las principales promesas de su campaña presidencial.

Trump logró los 1,600 millones de dólares que buscaba en el presupuesto para este año, pero no consiguió la financiación de todo el proyecto a largo plazo que era su verdadero objetivo.

En enero el gobierno propuso una inversión de 25 mil millones de dólares a lo largo de diez años en este proyecto en la frontera con México a cambio de despejar el camino para la naturalización de 1.8 millones de jóvenes sin permiso de residencia que fueron traídos al país de niños y de medidas para restringir significativamente la inmigración legal.

Trump quería gastar 1,600 millones de dólares en un tramo nuevo de 96 kilómetros en el Valle del Río Bravo, en Texas, que es la zona más transitada por inmigrantes sin papeles, y en 22.4 kilómetros en San Diego, donde se reemplazará el muro ya existente.

Los alcances

Al final del cuentas podrá construir muros a lo largo de 144 kilómetros, un poco más de lo que pensaba, pero deberá enfocarse mayormente en reemplazar las estructuras existentes que en construir muros nuevos.

Actualmente hay barreras a lo largo de 1,046 kilómetros, de los 3,126 kilómetros de frontera con México. El dinero agregará un muro a lo largo de 53 kilómetros en el Valle del Río Bravo, con lo que en total habrá 1,099 kilómetros con barreras.

Se contempla la construcción de un nuevo muro de 40 kilómetros en la forma de diques que costará 445 millones de dólares.

El Congreso asignó 196 millones de dólares a nuevas barreras tipo balizas a lo largo de 483 kilómetros del río Bravo, que abarca ciudades como Brownsville y McAllen. Se añadirán 13 kilómetros.

Habrá 252 millones de dólares para reemplazar 23 kilómetros de muro en San Diego, como había solicitado Trump. Y 445 millones de dólares para reemplazar otras barreras ya existentes.

La Contraloría del Congreso calcula que cada 1,6 kilómetros cuesta un promedio de 6,5 millones de dólares. Pero el terreno, los materiales y otros factores inciden en el precio de cada tramo. Erigir barreras en el río o en zonas verdes es más costoso que hacerlo en terrenos descampados, llanos.