Tres de cada cuatro ciudadanos asegura estar interesado en el primer debate presidencial, mientras que la audiencia estimada es de cerca de 100 millones de espectadores, más que cualquier evento deportivo.

El primer cara a cara se realizará en la Universidad de Hofstra, comenzará a las 21:00 horas del este de la Unión Americana y será moderado por Lester Holt, periodista de la NBC.

La expectación es máxima. «Espero fuegos artificiales», dice Allan Louden, experto de la Wake Forest University. El clima actual que vive el país, junto a la imprevisible personalidad del magnate republicano, hacen imposible saber qué va a suceder.

La candidata demócrata Hillary Clinton, y su rival republicano, Donald Trump, llegan virtualmente empatados, según un sondeo nacional publicado por The Washington Post y ABC News.