CIUDAD DEL VATICANO .- Durante su homilía en la misa de Año Nuevo, el papa Francisco colocó este miércoles gran parte de sus esperanzas para que este 2020 sea un mundo más pacífico para las mujeres, diciendo que usar la violencia contra ellas equivale a profanar a Dios y pidiendo que se les involucre cada vez más en la toma de decisiones clave.

En la Basílica de San Pedro, Francisco criticó «las muchas veces que se sacrifican los cuerpos de las mujeres en el altar profano de la publicidad, de los beneficios y de la pornografía». El Papa lamentó que, aunque las mujeres son «las fuentes de la vida», «son continuamente ofendidas, golpeadas, violadas, obligadas a prostituirse» o forzadas a abortar. La Iglesia Católica prohíbe el aborto.

Francisco no mencionó si bajo su pontificado podría cambiar la forma en las mujeres son tratadas en la propia Iglesia Católica. Según la doctrina del Vaticano, las mujeres no pueden ordenarse sacerdotisas y el puesto principal —el papado— es estrictamente para hombres. Afirmó que, si queremos un mundo mejor para el año nuevo, debemos tratar a las mujeres con dignidad.