Moscú, Rusia.-El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó que las miles de tropas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania vuelvan a sus bases, tras las fuertes críticas internacionales por las maniobras militares que se estaban desarrollando allí.

Según informó el Kremlin, los ejercicios de primavera en las zonas fronterizas de Briansk, Rostov del Don y Bélgorod terminaron, por lo que las unidades militares regresarán a sus cuarteles.

Esta no es la primera vez que Moscú anuncia la retirada de tropas. Ya lo hizo en las últimas semanas, pero la OTAN negó en todos los casos que hubiese un repliegue y aseguró, por el contrario, que habían aumentado los contingentes.

Ayer, la OTAN nuevamente se mostró poco convencida de que el repliegue se estuviera materializando. «Desafortunadamente, tengo que decir que no hemos visto evidencia alguna de que los rusos hayan comenzado a retirar sus tropas desde las fronteras con Ucrania», dijo el secretario general de la organización, Anders Fogh Rasmussen, quien aseguró que la OTAN debe prepararse para «una situación de seguridad completamente nueva en Europa» provocada por la «profunda participación de Rusia en la desestabilización de Ucrania».

El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney concordó en que por el momento la administración «no ve evidencias de ningún movimiento, como ha sido el caso en previas oportunidades» en que Moscú anunció repliegues de tropas. Aunque guardias fronterizos ucranianos afirmaron que sí hubo una disminución de la actividad militar rusa cerca de la frontera.

Junto con el anuncio del retiro de tropas, Putin exigió al gobierno pro occidental de Kiev que acabe con su «operación antiterrorista» en el este de Ucrania. Lo llamó, además, a liberar de inmediato a dos periodistas del canal Lifenews, cercano al Kremlin.

Ucrania realizará una elección presidencial el domingo, que países occidentales consideran un evento crucial para resolver la crisis en el país mientras la tensión continúa en Donetsk y Lugansk, zonas fronterizas con Rusia que pretenden separarse de Kiev. Estados Unidos y la Unión Europea han amenazado con aumentar las sanciones contra Moscú si interfiere en los comicios.

Rusia exigió al gobierno pro occidental de Kiev que acabe con su «operación antiterrorista» en el este de Ucrania y que libere a dos periodistas de un canal de televisión cercano al Kremlin.

ejb