Sinaloa.- 12 horas de terror vivió una vecina de Culiacán al recibir una llamada el pasado sábado durante la mañana en la que le decían que de su número había salido una llamada que había denunciado a una camioneta negra con gente armada.

Al decirles ella que no, le dijeron que tenía que ir con una licenciada, la cual checaría su teléfono y escucharían la voz que hizo la denuncia para saber si era la de ella o no, pero que tenía que cooperar con el Cártel de Sinaloa.

Le dijeron que fuera a la plaza comercial más cercana, de lo contrario, entrarían a su casa y matarían a todos. Le pidieron que llevara el cargador del teléfono. Temiendo por la vida de su hijo, se dirigió al Centro, en donde la tuvieron horas afuera de una tienda esperando a la licenciada, que nunca llegó.

Luego le pidieron el número de su esposo y le instruyeron que le dijera que hiciera todo lo que le solicitaran. A él le pidieron que les depositara 300 mil pesos, luego 150 mil y al final le dijeron que lo que tuviera, pero que pasara de los 40 mil pesos; le hicieron creer que tenían a su esposa secuestrada y la cortarían en pedazos si no les daba el dinero.

Ella fue a la plazuela de catedral, de allí la indicación fue que entrara a un hotel, donde estuvo varias horas. Las amenazas subieron de tono, le decían que si salía de allí la gente que la estaba cuidando la mataría, le cortarían la cabeza y luego asesinarían a toda su familia; también la amenazaban con hacerle daño si mandaba un mensaje de WhatsApp o hacía una llamada.

La situación

Ya era de noche cuando recibió la orden de salir del hotel y decirle al encargado que iría a una tienda para ver si le habían hecho un depósito para pagar. En el camino le dijeron que fuera a otro hotel y hablara con el encargado, que le dejara en claro que ella pertenecía a un grupo criminal y que, por órdenes de su jefe, iba a revisar que allí no hubiera gente armada ni secuestradores; hizo lo mismo en dos hoteles más, pero no le creyeron y la sacaron.

En el tercer hotel el encargado fue amable y recibió la llamada del extorsionador, le pidieron que revisara quiénes estaban en cada cuarto y querían los nombres.

De pronto a su teléfono entró una llamada. Le decían que era la Policía, le pidieron que dijera en qué hotel estaba, y fueron por ella. Así terminó su pesadilla, pero ayer estaba mal de salud porque sufre del corazón.

Ella pide a la ciudadanía que en cuanto reciban una llamada de este tipo, cuelguen; que no les gane el miedo. Ahora sabe que nunca ella ni su familia estuvieron en peligro.

Autoridades dijeron a este medio de comunicación que desde el viernes, hasta ayer, las llamadas de extorsión se han incrementado de forma significativa, por lo que llaman a las personas a colgar en cuanto escuchen que les hablan de un supuesto cártel, que les dicen que son un familiar que están secuestrados. Las llamadas de extorsión están saliendo de un penal de Tamaulipas.

Los casos aumentaron porque los delincuentes están informados del horror que vivieron miles de familias el pasado jueves y están aprovechando la situación.

Otro caso

«Mamá, mamá, me robaron. Mamá, mamá, me tienen secuestrada», son los mensajes que han recibido muchos culiacanenses en los últimos días. «Al otro lado del teléfono la voz parece ser de una jovencita llorando, por lo que si tenemos una adolescente y en ese momento no esté en casa, bien se podría caer en la extorsión», dijo una ciudadana que recibió una llamada del número 664-438-4326.

En su caso dijo que empezó a hacer preguntas a la supuesta hija secuestrada, como: «¿en dónde te tienen», y al saber los extorsionadores que no se estaba creyendo la historia, se empezó a escuchar ruido y colgaron.

A otros ciudadanos les han marcado supuestos primos que también están secuestrados, o bien, que venían de visita y los retuvieron en el aeropuerto, por lo que necesitan una cantidad de dinero para poder recuperar las cosas que traen de regalos.

Autoridades piden a la ciudadanía guardar la calma ante la llamada de un supuesto secuestro, colgar y tratar de contactar a sus seres queridos. En ningún momento deben dar información personal.