Oaxaca.- Carmela Parral Santos y Hugo Castellanos Ortega, presidenta municipal de San José Estancia Grande y el delegado de la Coordinación Estatal de Protección Civil (PC), respectivamente, fueron asesinados la noche del 16 de agosto, informó la Fiscalía de Oaxaca.

Los cuerpos de ambos fueron hallados al interior de una camioneta Ford Ranger Verde a la altura de la desviación El Faisán, en el municipio de Villa de Tututepec de Melcho Ocampo, informó la Fiscalía.

En el lugar fueron encontrados siete casquillos de bala (2 de calibre .38 super, y 5 más de calibre 7.62), al igual que un cargador de pistola. Por este doble homicidio ocurrido en dicha región de la Costa oaxaqueña fue abierta la carpeta de investigación 28148/FCOS/RIO/2019.

Parral era docente y apenas el pasado mes de enero había sido reelecta para el cargo.

Denunció amenazas pero fue ignorada por Fiscalía

Carmela Parral Santos tenía 40 años y además de fungir como presidenta municipal de San José la Estancia Grande por segunda vez era profesora del sector 02 de Pinotepa Nacional, perteneciente a la Sección 22 del magisterio de Oaxaca.

De acuerdo con un comunicado de la Sección 22, el sector 02 de Pinotepa Nacional informó que su compañera recibió amenazas de muerte, mismas que denunció, sin embargo, en un comunicado informaron que sus demandas de seguridad “no fueron atendidas por las autoridades, principalmente por la Fiscalía General de Justicia del Estado que ha demostrado su incapacidad para detener la ola de asesinatos”.

Miembros de la Sección 22 exigen al gobierno de Oaxaca una investigación exhaustiva para dar con los responsables de este hecho cobarde que atentar contra los profesores de este gremio en Oaxaca.

Antes de incursionar en la política fue maestra en la secundaria general José Vasconcelos de Llano Grande la Banda, en la Costa de Oaxaca.

La profesora cursó sus estudios en la Escuela Normal Superior del Istmo de Tehuantepec, donde
concluyó su licenciatura con especialidad en matemáticas.

Apenas el primero de enero fue asesinado a balazos Alejandro Aparicio, alcalde de Tlaxiaco a escasas horas de asumir dicha encomienda. El 10 de marzo el presidente municipal de Juchitán de Zaragoza, Emilio Montero, resultó ileso tras un ataque con palos y machetes.