De acuerdo con reportes policiales, una mujer identificada como Juanita Gómez, de 49 años de edad, fue acusada de asesinar a su propia hija con un crucifijo, el cual introdujo en su garganta pensando que estaba poseída por el diablo.

«Se podía ver sangre y que había sufrido un trauma severo en la cabeza y la cara», revelaron los documentos. Los investigadores vieron que Geneba tenia moretones y en el expediente judicial, Juanita admitió que «forzó un crucifijo y medallón religioso por su garganta hasta que la sangre salió de la boca de su hija».

Según dicho medio, los archivos judiciales explican que la madre de Geneva, Juanita Gómez, argumentó que estaba tratando de «eliminar a Satanás del cuerpo de su hija».

El cuerpo de Geneva fue hallado por la Policía de esa ciudad el pasado 27 de agosto y, como perla, el cadaver estaba colocado en forma de cruz.

Fue el exnovio de Geneva, Francisco Merlos, quien encontró el cadáver de la joven, y también el que llamó a emergencias.

La mujer enfrenta cargos de asesinato premeditado y se encuentra detenida sin posibilidad de salir bajo fianza.