Una familia residente del ejido Víctor Manuel Bueno del municipio de San Carlos, vivió  momentos de terror esto luego de que al circular a bordo  de una camioneta Ford Ranger, conducida por el jefe de familia, al llegar al cruce con la calle Berriozábal se pasó el alto siendo impactado por un automóvil conducido por una empleada de  la Auditoría Superior del Gobierno del Estado.

Paramédicos de la cruz roja y elementos de tránsito local, acudieron a las 9:15 horas hasta el cruce de las calles Tres Berriozábal, sitio en donde le brindaron los primeros auxilios al menor de nombre Rodolfo Guadalupe González Rodríguez de cuatro años de edad, quien tras ser valorado fue llevado para su atención médica a la sala de urgencias del hospital infantil.

De igual forma fue atendida la empleada de gobierno de nombre Elsa Cruz Espino de 36 años de edad con domicilio en las calles del once Ceros Bravo y Allende de la colonia Tamaulipas y quien  dijo laborar en la mencionada área de la Contraloría, por fortuna los golpes que presentaba la mujer no eran de consideración  por lo que no fue necesario su traslado algún centro médico.

Norberto Carballo Hernández, perito vial que acudió a tomar conocimiento, estimó los daños en el orden de los 70 mil pesos, y señaló como responsable al ejidatario Rodolfo González Hernández de 42 años de edad quien se hacía acompañar por su esposa y sus dos pequeños hijos.

Esta persona conducía en sentido de sur a norte por la calle tres una camioneta Ford Ranger XLT modelo 1994 cabina y media  pero fue en los momentos de llegar al cruce con la calle Berriozábal, que intenta ganarle el paso a un automóvil Aveo LT modelo 2010, no logrando su objetivo siendo impactado en la llanta trasera del lado derecho.

Debido al impacto la llanta le fue arrancada a la  camioneta, para proyectarse ambas unidades contra un poste propiedad de la comisión federal de electricidad, quedando la camioneta en sentido de poniente a oriente por la calle tres y los ocupantes en el interior aturdidos por el impacto.

El automóvil era conducido en sentido de oriente a poniente por la calle Berriozábal por la burócrata, la cual aseguró al perito vial, que aunque hizo todo lo posible por evitar el impacto no lo logró ya que el conductor de la camioneta se atravesó repentinamente a su paso.

El perito vial solicitó el apoyo de una grúa particular para trasladar ambas unidades a los patios del corralón, citando a los conductores para el día de mañana para la firma del acuerdo en cuanto al pago de los daños.