Un empleado de una empresa repartidora de agua, se llevo el susto de su vida, esto luego de que al conducir la unidad de trabajo por la calle Berriozábal, no tiene la debida precaución y termina impactándose en la parte posterior de una camioneta  cargada con material para construcción, estrellándose las varillas en el parabrisas al lado del chofer y del copiloto.

Los hechos ocurrieron a las 11:40 horas en el sitio ya señalado, acudiendo elementos de tránsito local, quienes señalaron como responsable a, conductor del camión repartidor de agua, mismo que se negó a dar sus generales, y conducía en sentido de oriente a poniente la unidad, pero debido a la falta de precaución y no respetar la distancia, termina chocando en la parte posterior de una camioneta Nissan que circulaba en la misma dirección y se  encontraba haciendo alto.

Debido a que el lugar llegaron las aseguradoras, no fue necesaria la intervención de los agentes viales.