Antonia López de 16 años ha reconocido ser la autora de la muerte de su recién nacida, prematura que pesó kilo y medio; y dio a luz en secreto en el interior de su dormitorio.

La mujer admitió haber entrado en ‘pánico’ por lo cual la aventó del segundo piso, desde la ventana.

La menor murió en la caída.

López avisó al novio de padecer contracciones, pero no fue atendida por el sujeto.

Reveló haber entrado en pánico, no quiso avisar a su madre, y decidió tenerla en su recámara y arrojarla por la ventana.

La madre supo de los hechos horas después, llamó al 911 para reportar el incidente.

La niña fue declarada muerta en el hospital.

La culpable recibirá una cadena perpetua de 20 años.