México.- Hasta el mes de junio, la Ciudad de México ocupa el tercer lugar con mayor índice de secuestros en nuestro país. Casos como el de Norberto Ronquillo, el de Daniela Ramírez, recientemente el de Monserrat Serralde, quien se aventó del taxi en movimiento para huir de su plagiario, han conmocionado no sólo a los capitalinos, sino también al resto de la ciudadanía mexicana. Ahora, a estos casos, se agrega el del pequeño Mauro Alberto, un niño de apenas tres años, quien fue secuestrado durante 10 días en la CDMX.

El niño fue encontrado la madrugada del martes por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la capital, cuando iba caminando sin rumbo fijo por las calles de la alcaldía Álvaro Obregón. Aquí la historia de un secuestro más en la Ciudad de México.

Mauro fue secuestrado durante 10 días

El pequeño Mauro Alberto permaneció 10 días en una casa de seguridad ubicada, presuntamente, en la alcaldía Álvaro Obregón. El niño viajaba junto con sus padres el pasado 14 de julio, cuando un auto interceptó el vehículo en el que viajaban, para secuestrarlo.

Horas después, los plagiarios se comunicaron con los papás de Mauro para comenzar con las negociaciones para su rescate. Cuando escucharon la cantidad que requerían para rescatarlo, los padres del niño indicaron a los secuestradores que eran empresarios, pero que no podían juntar los millones que requerían, por lo que solicitaron mayor tiempo para conseguir la cantidad exigida para que Mauro les fuera devuelto.

Después de recibir audios de WhatsApp demostrando a los padres que Mauro Alberto estaba vivo a través de grabaciones con su llanto, se acordó la entrega después de 10 días de haber sido secuestrado. Los padres dejaron la cantidad de dinero exigida en un lugar cercano a la alcaldía Milpa Alta, sin embargo, no les fue entregado el niño y de los plagiarios no volvieron a saber nada.

Abandonado en San Bartolo Ameyalco

Pese a que se había pactado la entrega del dinero a cambio del niño, esta no se llevó a cabo. Los padres dejaron el dinero en donde se les solicitó, pero nunca recibieron al menor. Mauro fue abandonado en las calles del barrio de San Bartolo Ameyalco, pueblo de Álvaro Obregón, en donde fue visto caminar sin rumbo por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la CDMX.

Tras indagar en las zonas aledañas y descartar que fuera familiar de los pobladores de San Bartolo, al pequeño se le trasladó a una estación para que recibiera primeros auxilios y atención médica. Cotejando la denuncia de los padres de Mauro y la descripción del pequeño, fue que se dieron cuenta que se trataba de la misma persona, por lo que ya se iniciaron las investigaciones para dar con los responsables de este secuestro.

De acuerdo a las primeras indagatorias, Mauro pudo haber sido secuestrado por una banda de plagiarios que opera directamente en la alcaldía Álvaro Obregón y que ya tiene ubicadas de manera precisa a sus víctimas. Hasta el momento, no se ha encontrado nada relevante en las cámaras del C5 de la Secretaría de Seguridad Pública.

Según las cifras de la organización ‘Alto al secuestro’, la alcaldía Cuauhtémoc tiene el mayor número de secuestros con, hasta ahora, 13 privaciones ilegales de la libertad, seguido de Iztapalapa con 11 y Gustavo A. Madero, con 7.