Con golpes en varias partes de cuerpo resulto un automovilista residente de la colonia Simón torres, el cual al circular a bordo de su camioneta por la calle Bravo es impactado por un taxi, cuyo conductor omitió el alto, haciéndolo perder el control y terminar chocando contra otro automóvil que se encontraba debidamente estacionado, y dañando la cerca de tela ciclónica de una vivienda.

Alertados por automovilista que pasaban por el lugar, acudieron a las 10:30 horas paramédicos de la cruz roja y elementos de tránsito local, atendiendo los primeros al lesionado de nombre Raúl Uvalle Trejo el cual por fortuna y pese a lo aparatoso del percance resulto solo con golpes leves que no ameritaron su traslado.

Jesús Trejo Castillo perito vial que acudió a tomar conocimiento del percance al levantar el peritaje, señalo como responsable al taxista de nombre José Francisco Vega Hernández con domicilio en la calle Matías Guerrero número 4018 de la colonia Álvaro Obregón y quien conducía en sentido de sur a norte por la calle 12, un automóvil Nissan Tsuru habilitado como taxi.

Fue en los momentos de llegar al cruce con la calle Bravo, que el taxista rebasa el límite de alto y termina impactando en la parte lateral trasera izquierda a una camioneta Ford Ranger color azul placas de circulación del estado de Tamaulipas y la cual era conducida en sentido de oriente a poniente por el lesionado quien dijo tener su domicilio en la calle Francisco Ramos manzana 16, lote 12 de la colonia Simón Torres.

Tras el impacto el conductor de esta unidad pierde el control y declina su trayectoria a su izquierda, termina por impactarse en la parte trasera de un automóvil Dodge Stratus modelo 1996, mismo que se encontraba debidamente estacionado y es propiedad de Iván Omar Reyna García con residencia en el fraccionamiento Teocaltiche en la vivienda ubicada en la calle Teosvend número 2260.

Al impacto la unidad afectada y la responsable terminaron subiéndose a la banqueta y estrellándose contra a tela ciclónica que sirve como barda de la casa marcada con el numero 450 cuyo propietario no quiso dar sus generales.

Debido a que la unidad responsable contaba con seguro, la aseguradora se hizo cargo de los daños materiales, no siendo necesaria la intervención del agente vial.