Amarga sorpresa se llevó el propietario de una camioneta, el cual acudió a ver a un familiar enfermo al hospital civil, dejando su unidad debidamente estacionada en las calles del 22 Méndez, siendo en los momentos que regresó para abordarla cuando se percató que había sido víctima de los amantes de lo ajeno.

Ante estos hechos el afectado de nombre Francisco Javier Beatriz marcó el número de emergencia e informó sobre los hechos, acudiendo a ese sitio a las 10:30 horas de ayer, una pareja de agentes de la policía ministerial adscritos al departamento de robos.

Al ser cuestionado sobre los hechos, el afectado aseguró que él o los  ladrones tras abrir su unidad, se apoderaron del auto estéreo, así como también abrió el cofre y le quitó el acumulador, dándose cuenta del robo del material al querer encender el vehículo.

Debido a esto el afectado aseguró que en las próximas horas acudirá ante la agente del ministerio público investigador para presentar la denuncia correspondiente y tratar de dar con el paradero del responsable y recuperar sus pertenencias.