Ciudad Juárez.- Jaqueline Hernández, madre de la menor Ana Yamilet Cervantes, acusó públicamente a su madre Ana María Cervantes Hernández, así como a su hermano Manuel Eduardo Cervantes Hernández y a su cuñada María Alejandra Pérez Sánchez de vender a su hija en tres mil pesos.

La madre de familia dijo que por su trabajo dejó a dos de sus hijas al cuidado de su madre a la que le daba dinero para la manutención de las niñas; sin embargo, en esos días el hijo de su esposo se enfermó y fue hospitalizado por lo que no acudió a recoger a las niñas y le explicó a su madre que estaba con el niño en el hospital.

La madre supuestamente se molestó y localizó al padre biológico de la mayor de sus nietas en la ciudad de Tijuana y se la entregó y le dijo que vendería a la pequeña Yamilet porque su hija y su yerno eran adictos.

“El papá biológico le creyó a mi mamá y le avisó a una patrulla pero no hicieron nada, él vio a mi hija pero mi mamá se negó a darle mi teléfono o dirección, hasta que me enteré que mi hija estaba con él me dijo lo que mi madre hizo con la niña”, aseguró Jaqueline.

Familiares le informaron que la bebé había sido vendida a una pareja de hombres y que su hermano y cuñada se hicieron pasar por ella y su esposo para la adopción.

“Sabemos que ellos le dieron el dinero a mi mamá y que tienen a la niña, mi familia vendió a mi hija. Cuando fui a recoger a mis hijas mi mamá da esa versión de que se la llevaron con engaños, pero no fue así, ellos la vendieron”, sostuvo la madre.

Durante el desarrollo de la entrevista el padre de Yamilet recibió un mensaje vía WhatsApp’s de un agente del Ministerio Público que les pidió que se acercaran a la Fiscalía General del Estado sin darles mayores datos. Minutos después el fiscal daba una conferencia de prensa sobre la recuperación de la infante, mientras la familia apenas era notificada del hallazgo de la bebé.