Irapuato, Guanajuato (Agencias).- “¿¡Ay mi niña, qué te hicieron¡?”, fueron los gritos desgarradores de la tía de la pequeña Adriana Alexa Ramírez»…

La PGJE confirmó que fue el padre quien asesinó a golpes a la bebé de ocho meses presuntamente raptada el lunes por la noche en la carretera León-Irapuato, que posteriormente fue encontrada muerta en el lecho del río Guanajuato, junto a las instalaciones del centro de rehabilitación Teletón en esta ciudad.

Carlos Adrián Ramírez Cabrera, padre de la bebé Adriana Alexa Ramírez Soto, incurrió en varias contradicciones entre la llamada que hizo al 066 para reportar el supuesto secuestro de su hija por tres hombres cuando viajaba en su automóvil la noche del lunes, y los datos que fueron arrojando los exámenes periciales y el operativo de búsqueda de la menor, hasta que fue encontrada el martes en el lecho del río, dentro de una bolsa, informaron fuentes de la dependencia.

El subprocurador de la región con sede en Irapuato, César Gasca Toledo, informó que los resultados de la autopsia confirmaron la identidad de la pequeña Alexa y detallaron que no murió tras ser arrojada al lecho del río, sino que fue golpeada en cabeza y cuerpo.

La bebé presentó fractura de cráneo y traumatismos profundos en tórax y abdomen, lesiones que le causaron la muerte. Además, el subprocurador aclaró que de acuerdo con los informes periciales, la menor fue asesinada entre las 17:00 y las 19:00 del lunes.

Su padre, Adrián Ramírez, reportó el supuesto secuestro de la niña cerca de las 21:00 horas a la Policía de Irapuato. Dijo que cuando se encontraba orillado afuera de un hotel en la carretera, tres hombres lo habían obligado a bajar de su auto Ikon Fiesta negro, donde iba solo con la pequeña (a la que llevaba en el asiento del copiloto), y uno de ellos se había llevado a Adriana en el auto, mientras los otros dos lo amagaban, para posteriormente huir en una motocicleta.

Las autoridades emitieron una Alerta Ámber para difundir la desaparición de Adriana Alexa. En el operativo de búsqueda se encontró el automóvil, abandonado, cerca del centro Teletón.

El subprocurador Gasca Toledo dijo que se reunieron múltiples datos de prueba que contradijeron la versión del papá: videos de cámaras de seguridad, testimonios y otros informes periciales.

La madre de la menor –quien estaba separada de Adrián y ambos compartían la custodia de la bebé– también rindió su declaración.

Presuntamente, el hombre se negaba a cumplir con la aportación para la manutención de la niña.

Sin embargo, fuentes allegadas a la Procuraduría señalaron que algunos testimonios revelaron que Adrián es un hombre agresivo que había sido violento con su exesposa, con quien estuvo casado antes de relacionarse con la madre de Alexa.

 

Dolor y coraje en la familia

“¿¡Ay mi niña, qué te hicieron¡?”, fueron los gritos desgarradores de la tía de la pequeña Adriana Alexa Ramírez Soto, mientras la cambiaba de ropa con la que fue enterrada la tarde de este martes.

Los restos de la pequeña Alexa que murió luego de ser golpeada al parecer por su propio padre, en medio de la impotencia, dolor, coraje y sentimientos encontrados, fueron velados por sus seres queridos que lamentaban lo ocurrido.

Varias personas, entre amigos y familiares de la víctima y la madre de esta, acompañaron los restos de Alexa en un domicilio ubicado en una privada de la calle Laurel del Rancho El Copal en donde fue velada.

Ahí los familiares le dan ánimo a Ana Fabiola madre de la menor para que no se dé por vencida y supere el dolor, pues tiene que sacar adelante a sus otros dos hijos varones de 5 y 11 años de edad que le sobreviven.

Martina Lidia Méndez Diosdado, abuelita materna observa el ataúd color blanco donde se encuentra la bebé de 8 meses que fue ataviada de la Virgen de Guadalupe debido al fervor y amor que la familia le tiene a la Virgen y para dejarla bajo su protección.

Desde el ataúd se observa, que la niña presenta lesiones en cráneo que se disimulan con el velo color verde que le fue colocado.

La mujer inconsolada, declaró que el asesinato de su nieta fue cometido por el padre de la menor, Carlos Adrián Ramírez Cabrera y durante el velorio reveló algunos detalles sobre lo que ocurrió la tarde del lunes 19 de octubre cuando desapareció Adriana Alexa .

Acciones que la orillan a señalar a Carlos como el principal sospechoso de la muerte de la menor y quien presuntamente fabricó el robo de su auto y el secuestro de la menor para desviar el motivo del asesinato.

Hace dos años Ana Fabiola Soto Méndez ingresó a laborar a la empresa Alemana Schaeffler ubicada en el Parque Industrial Castro del Río en el área de Comedor Industrial, en la empresa conoció a Carlos Adrián Ramírez Cabrera y se desempeña en el departamento de producción.

No pasó mucho tiempo, para que los jóvenes comenzaran una relación de pareja pero nunca se casaron, debido a que Ana Fabiola ya tenía dos hijos y Carlos Adrián por su cuenta también.

Sin embargo, producto de su relación Ana Fabiola y Carlos Adrián el 23 de enero del 2015 se convertieron en papás de Adriana Alexa Ramírez Soto.

“Su relación era muy problemática, discutían de todo no vivían juntos, él era muy celoso, no la dejaba que Ana hablará con nadie, ni la dejaba salir”, comentó Martina Lidia Méndez.

Ana Fabiola Soto Méndez vivía con sus tres hijos en la casa de su mamá, ubicada en la calle Oaxaca 50 de la colonia El Copalillo.

Debido a que no vivía con su pareja, eran ocasiones esporádicas cuando Carlos Adrián Ramírez Cabrera pasaba por su hija y se la llevaba para convivir con ella y que nunca se la negadas.
Lunes 19 de Octubre

“Él (Carlos Adrián) acostumbraba a ir por mi nieta a las 2:30 a 3 de la tarde y regresarla a las 9 de la noche a mi casa que se ubica en El Copalillo, si yo no estaba se la entregaba a otra de mis hijas, era de vez en cuando, no todas las semanas la veía”, explicó la abuelita materna de la menor.

“Este lunes que supuestamente la llevaba, te digo supuestamente porque nadie lo vio, el dice que la llevaba a las 9:30 de la noche a la casa, casi al mismo momento él le hace una llamada a mi hija y le dice que le salieron tres hombres y lo bajaron del carro y los sujetos se llevaron el carro con todo y la bebé”.

La señora, destaca que ese día su hija Ana Fabiola no iba con Carlos Adrián en el vehículo debido a que ella se encuentra trabajando en el turno de 3 de la tarde a 11 de la noche en la empresa Schaeffler.

“El lunes que pasó el supuesto robo, yo a partir de las 5 de la tarde me puse a trabajar en una zanja para drenaje en la casa y terminamos a las 11 de la noche, estábamos 4 adultos y niños ese tiempo afuera de la casa ”.

“Él dijo que llevaba a la bebé a las 9:30 de la noche cuando lo asaltaron a la altura del Motel Oasis, cosa que no fue cierto porque desde la casa se alcanza a ver el motel, nunca vimos movimiento, nunca pasa nada de eso”.

“Se me hace ilógico que diga que corrió al motel a pedir ayuda, en lugar de ir a la casa con nosotros”, agrega la mujer.

“Cuando le marca a mi hija, le dice ‘aguanta’ porque en ese momento lo estaban asaltando, mi muchacha se preocupa, le marca y lo mandan a buzón tres veces, pero después él mismo contesta su celular cuando lo buscan los ministeraiales después de haber levantado la denuncia por el robo del carro y de la niña”, dijo.

La abuelita materna, más tarde vio a Carlos Adrián y asegura que no traía ningún rasguño y que además si hubiera existido el robo los delincuentes también se hubieran llevado las cosas de valor entre ellas el celular.
No le creyeron lo del asalto

La Procuraduría de Justicia informó en un comunicado de prensa sobre la desaparición de una niña de ocho meses de edad.

Adriana Alexa Ramírez Soto, la robaron cuando viajaba en un vehículo en compañía de sus padres sobre la carretera Irapuato-Silao.

El hecho según el padre de la niña ocurrió a las 9:30 de la noche a la altura del hotel.

A la 1:30 de la mañana, la madre y la abuelita de la menor, se encuentran con Carlos Adrían Ramírez Cabrera en la PGJE.

“Ahí mi hija platicó con él y ella luego me dijo que no le creía nada de lo del robo del carro y el señor iba idiotizado, drogado o no se, los ministeriales le hacían muchas preguntas fáciles”, citó.

mata2