Una mujer que omitiera la luz roja de un semáforo provocó que se estrellara contra el coche conducido por una sexagenaria, que tras el impacto fue proyectada contra un poste de la CFE resultando herida.

El aparatoso accidente sucedió a las 14:30 horas en el Eje Vial Norte Sur y cruce con calle Berriozábal, así lo informó el perito en accidentes viales Jonathan Josué Fuentes Rivera.

Por la magnitud del accidente arribó de inmediato una ambulancia de la Cruz Roja para atender la llamada de auxilio.

Los paramédicos de inmediato se dieron a la tarea de atender a la profesora Aída Barrientos Gil, de 64 años de edad y con domicilio en la calle 20 de Noviembre de la zona centro, ya que resultó con una gran herida cortante en la cabeza.

Además del sangrado de la cabeza, la sexagenaria presentaba golpes en el resto del cuerpo, pero después de ser atendida e informada que la iban a llevar a un hospital, se negó y dijo que ella acudiría por su cuenta a atenderse de la herida y los golpes.

En cuanto al peritaje, el experto vial informó que la responsabilidad del accidente es de una camioneta marca Chevrolet Captiva, modelo 2013, que se desplazaba de norte a sur sobre el Eje Vial Norte Sur.

Dicha unidad del año era conducida por Lailena Solís Luna, quien dijo tener su domicilio en el 17 y 18 Sierra de Casas, del fraccionamiento Villarreal.

El parte informativo señala que Solís Luna al llegar al semáforo de la de Berriozábal ignoró la luz roja del semáforo e impactó un coche marca Volkswagen Lupo, modelo 2005, que manejaba la ancianita en sentido de oriente a poniente.

Ante el fuerte impacto, el coche de la sexagenaria salió proyectado hacia un poste de concreto propiedad de la Comisión Federal de Electricidad y unos tubos de contención particulares.

En este último impacto fue donde la sexagenaria se causó la herida en la cabeza y los golpes en el pecho.

Los vehículos tuvieron que ser remolcados al corralón por medio de una grúa particular y los conductores fueron llevados a la delegación de vialidad para que rindieran una declaración por escrito.

Por último los daños fueron estimados en más de 50 mil pesos.