De manera milagrosa un herrero se salvó de morir aplastado por un pesado portón el cual había zafado de los rieles para hacerle una reparación siendo en los momentos que se disponía a ponerlo de nueva cuenta y apoyado por su hijo cuando la pesada estructura se le vino encima alcanzando a golpearlo en la cabeza y espalda.

Alertados por los testigos, paramédicos de la cruz roja se trasladaron a las 15:00 horas hasta las calles del 27 y 28 Berriozábal en la casa marcada con el numero 1124 de la colonia Lázaro Cárdenas, sitio en donde le brindaron los primeros auxilios al herrero de nombre Moisés Hernández Ortiz de 65 años de edad con domicilio en las calles del 22 y 23 Olivia Ramírez de la colonia Asunción Gómez.

El lesionado fue atendido de una herida en la frente la cual requería ser suturada, así como también se dolía de golpes en la espalda por lo cual fue llevado de emergencia a la sala de urgencias del hospital civil donde quedó internado bajo observación médica.

Fue el hijo del herrero quien narró a los socorristas como ocurrieron los hechos asegurándoles que habían llegado temprano a esa vivienda para hacerle unas reparaciones al portón, por lo cual decidieron quitarlo de los rieles para proceder a su arreglo y una vez que fue terminando el trabajo procedieron a instalarlo de nueva cuenta.

Fue en esos momentos, dijo, que al estar levantando la pesada estructura su peso les ganó y se les vino encima logrando él alcanzar a brincar no así su padre quien recibió el golpe en la frente y en la espalda al caerle encima.