El mal estado de los neumáticos y el alto calor del asfalto fueron las causas para que una familia volcara; el resultado fue el conductor muerto y el resto heridos.

Los hechos sucedieron ayer cerca de las 11:00 horas en el kilómetro 51 de la carretera a Matamoros, pero el accidente fue reportado después del medio día.

Prensado dentro del vehículo quedó sin vida el conductor, quien fue identificado como Pedro Verdines Rivera, quien contaba con 50 años, residente del ejido Naola, del municipio de Tula.

Murió a causa de fracturas diversas, entre ellas la de cráneo.

Mal herido quedó su hermano Abraham Verdines Rivera, quien fue trasladado a la sala de urgencias del Hospital General.

También resultó herido un sobrino de nombre Hermilo Verdines Sáenz, y de igual manera lo trasladaron al mismo nosocomio.

En el lugar fue atendido por los paramédicos otro hermano del occiso y padre del joven, quien dijo llamarse José Verdines Rivera, contar con 62 años y tener su domicilio en el mismo ejido.

La familia se trasladaba en una camioneta Ford Lobo, modelo 2000, y era conducida por el occiso.

De acuerdo a la versión del hermano, se dirigían de su domicilio al Valle de Texas, donde dijo tienen su fuente de empleo.

Regados a varios metros a la redonda quedaron varios cartones de cerveza, los cuales dijo el herido se lo llevaban a sus familiares domiciliados en el otro lado.

En cuanto al accidente, la Policía Federal informó que el accidente se debió al mal estado de los neumáticos, aunado al exceso de velocidad, además por las altas temperaturas, el calor del pavimento es demasiado alto.

Circulaban de Sur a Norte y a la altura del mencionado kilómetro la llanta trasera izquierda se les desgajó, por lo que el conductor perdió el control del volante y declinó a su extrema izquierda.

En un intento de reincorporarse dio el volantazo a su derecha, siendo el momento en que salió de la carretera y dio volteretas.

Después de varias marometas, finalmente la camioneta quedó con las llantas hacia arriba y el conductor sin vida prensado con el volante.

Al lugar del accidente acudieron varias unidades de Cruz Roja, y una más del municipio de Padilla, así como patrullas de la Policía Militar y de la Policía Federal.

Una grúa particular se encargó de enderezar la camioneta para que sacaran el cuerpo.

De los hechos dio fe el agente del Ministerio Público de Padilla, licenciado Miguel Ángel Leija Guerrero.