Una familia quienes a bordo de un auto compacto iban llegando a un negocio donde trabaja un familiar, terminaron por ser chocados y su unidad arrastrada por más de 30 metros por un camión de carga resultando heridos el padre e hijo, siendo ambos trasladados al hospital.

El accidente ocurrió a las 16:30 horas en el kilómetro 4+500 de la carretera Victoria-Monterrey, a donde acudieron agentes de Tránsito local para auxiliar en las maniobras de apoyo.

Los primeros en llegar al lugar fueron paramédicos de la Cruz Roja para atender a Jorge López García de 28 años de edad, residente de la colonia Revolución Verde, así como a su hijo Luis Ángel de cuatro años de edad, ya que resultaron con golpes y heridas en varias partes del cuerpo.

El adulto fue llevado a la sala de urgencias del Hospital General, mientras que el menor fue trasladado en una ambulancia a la sala de urgencias del Hospital Infantil, donde quedó internado.

La madre del menor, Flor Gisela Torres Enciso de 33 años de edad, por fortuna resultó ilesa, acompañando a su hijo al hospital.

La familia viajaba en un carro marca Pontiac tipo Sunfire modelo 2002 y se desplazaban de sur a norte sobre la carretera a Monterrey.

Repentinamente el conductor viró a su izquierda para bajarse hacia el poniente y enfilarse a un negocio donde trabaja su suegra.

Sin embargo, no se percató que en ese momento era rebasado por un camión de carga marca Dina modelo 1989, el cual los impactó en un costado y arrastró por más de 30 metros hasta dejarlos casi fuera de la carretera.

La pesada unidad era conducida por Mario Medina Reyes de 33 años de edad, quien dijo tener su domicilio en estación Carboneros, municipio de Victoria.

La trayectoria del camión era la misma que el carro donde viajaba la familia.

El operador de la pesada unidad quedó en el lugar en espera de la llegada de las autoridades de vialidad, que competen a la Policía Federal.

Los daños materiales fueron estimados en más de 25 mil pesos, pues el carro fue declarado pérdida total.