Un ama de casa perdió la vida después de recibir un disparo de arma de fuego a manos de su pareja con quien forcejeó tras sostener una discusión por problemas matrimoniales; su muerte fue instantánea, pues el impacto lo recibió en el pecho con una calibre .38 especial.

De acuerdo al informe de la Policía Ministerial, los hechos sucedieron la media noche de ayer en la calle Fidel Velázquez, entre Vicente Huerta y Guadalupe Puga García del fraccionamiento Luis Quintero.

Según los datos aportados por las autoridades, la occisa llevaba por nombre Andrea Tijerina Sánchez, contaba con 24 años de edad y tenía su domicilio en la casa marcada con el número 1020 del fraccionamiento antes mencionado.

La mujer presentaba un impacto de bala calibre .38 especial que le ocasionó orificio de entrada en el pecho y salida en la espalda, por lo que su muerte fue instantánea.

Al lugar de los hechos arribaron de inmediato paramédicos de la Cruz Roja, quienes al examinarla se percataron de que no contaba con signos vitales y de inmediato dieron aviso a su base para que informaran de lo sucedido a las autoridades de la Policía Ministerial.

Al arribo de los agentes ministeriales se entrevistaron con la pareja de la occisa, el taquero Crescencio Cázares Rodríguez, de 41 años de edad, quien les confesó haber sostenido una discusión con su mujer minutos antes.

Al realizarle algunas preguntas sobre la muerte de su esposa terminó por confesar que tras un pleito él fue y sacó de un cajón del ropero una pistola calibre .38 especial y ya con ella en la mano regresó a donde estaba su mujer.

Dijo que ella al ver que traía el arma en la mano trató de arrebatársela, por lo que comenzaron a forcejear, hasta que la pistola se accionó presuntamente de manera accidental y el balazo dio en la humanidad de la mujer.

Tras el disparo, el mismo salió a la calle para pedir auxilio a los vecinos y vía telefónica al número de emergencias 066 donde reportaba los hechos y pedía la presencia de una ambulancia de la Cruz Roja.

Personal de Servicios Periciales fueron los que se encargaron de levantar cualquier evidencia en el lugar de los hechos, y a la vez se quedaron con el arma como cuerpo del delito y fue llevada al departamento de Periciales.

Mientras tanto el agente sexto del Ministerio Público Investigador se encargó de dar fe de los hechos y ordenar que el cuerpo fuera llevado al Servicio Médico Forense para que se le practicara la autopsia de ley.

El taquero fue llevado en calidad de detenido a las celdas de la Policía Ministerial, donde se encuentra a disposición del fiscal investigador como presunto homicida al aparecer como autor material de la muerte de su pareja.