Una mujer ciega vivió durante 20 años y sin saberlo con el cadáver de su hijo a quien creía desaparecido.

Las autoridades policiales señalan que Rita Wolfensohn desconocía que el cuerpo de Louis estaba en la casa y también que él estaba muerto.

Según el reporte policial, Josette Buchman, cuñada de la anciana, entró a la casa para buscar algunas cosas y descubrió el cuerpo en una de las habitaciones, la cual estaba llena de telarañas y basura.

Los restos de Louis estaban estaba casi intactos y vestido con pantalón, una camisa y calcetines.

El cuerpo quedó tirado sobre su espalda en el suelo, debajo de un colchón delgado y se cree que falleció de causas naturales.