Por: Eduardo Castillo Mtz.

Al menos el 20% de las siembras de moringa que existen en la región, están siendo afectadas por ácaros, motivo por el cual, expertos en parasitología agrícola buscan nuevas formas de control biológico, para evitar que la plaga siga creciendo.

Al respecto Julio César Chacón Hernández, Doctor en parasitología agrícola por la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, e investigador de ecología de poblaciones de insectos, del Instituto de Ecología Aplicada de la UAT, dijo que los estudios son para saber el nivel del daño que el ácaro causa a la planta.

“Y meter control químico o biológico o combinación de ambos, para mejorar la producción y los rendimientos”, indicó tras destacar que el trabajo es a nivel nacional, porque los sembradíos de moringa ya están por todo el país.

“Entre las afectaciones del ácaro a las plantas daña la clorofila de la hoja, en rosales daña el botón, en la moringa daña la hoja, que es la que se usa para crear productos de nutrición, además de estudiarse para alimento de ganado”, acotó.

¿Es común la presencia de ácaros en las plantas?

“Si es común la afectación en las plantas, el ácaro se hospedan en las plantas ornamentales y hortalizas, además de frutales, pero también ha afectado las plantaciones de maíz, sorgo y frijol, redundando en importantes pérdidas económicas para las producciones, y si no se controlan con los acaricidas correctos las pérdidas pueden ir de hasta el 20% de las siembras”, respondió.

Subrayó que el proyecto “Dinámicas y tablas de vida del tetranychus merganser sobre la moringa”, incluye conocer los tipos de control y seleccionar el mejor para erradicar la plaga, “pero sin afectar los rendimientos de la planta”.

“Lo más usual es el control químico, los acaricidas, pero esos productos, de tantas aplicaciones o malas aplicaciones o mal manejo, sin respetar las dosis, puede generar resistencia de ácaro, es decir, no lo va matar totalmente, ni lo va controlar y si van a aumentar las poblaciones, y el daño va seguir igual que las pérdidas económicas, por eso vamos con el control biológico como una alternativa, en combinación con un acaricida para bajar la problemática”, concluyó.