Por: Enrique Jonguitud

Ciudad Victoria, Tamps.- Vinieron de todos los rumbos de Tamaulipas con la esperanza de estar cerca del candidato, de hablar con él, de tocarlo, de conseguir una selfie, y sobre todo porque están seguros que será el ganador de la contienda electoral, por eso, en repetidas ocasiones corearon el grito de «presidente, presidente, presidente».

Poco antes de las 10 de la mañana, Andrés Manuel López Obrador llegó partiendo plaza al recinto ferial de la capital de Tamaulipas, saludando, abrazando, sonriendo…amoroso.

«Venimos de Reynosa, somos petroleros de Reynosa», gritaba emocionada una multitud ante la llegada del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia.

Grupos de simpatizantes de Tampico, Madero, Altamira se apretujaban para estar lo más cerca posible del escenario, en donde AMLO dio un largo discurso, repitiendo los mensajes y propuestas ya conocidos, pero que de todos modos emocionaron al respetable.

Y AMLO tocó las fibras más sensibles de los mexicanos, cuando se comparó con los más grandes héroes nacionales: Hidalgo, Juárez y Madero, a quienes recordó por la guerra de Independencia, la guerra de Reforma y la Revolución, “pero este va a ser un cuarto movimiento histórico y pacífico, vamos a encabezar ese cambio”.

Y el ambiente era de esta fiesta con gritos de «Viva López Obrador, presidente, presidente, presidente”, y también había música y tambores, y aplausos tras aplausos, cuando Andrés Manuel fue acercándose al final de su discurso, pero sus comentarios, encendían al público: “no voy a vivir en los Pinos, porque esa casa está embrujada, ahí espantan, ahí espanta el Chupacabras”, decía al tiempo que desataba la algarabía de todos.

Y al bajar del escenario, todos querían estar cerca de él, todos convencidos de que será presidente, todos tratando de estar cerca de él, todos con él, todos en busca de la selfie para presumirla ahora, y presumirla después, si como dicen las encuestas, AMLO gana la carrera presidencial.

Galería