Por: Mao Flamarique Torres

Antonio Navarro, quien este sábado once de julio cumplió sus primeros sesenta años es un excelente trabajador del periódico Últimas Noticias en donde es el voceador estrella que ha trabajado por mas de 15 años en este medio y sigue incansable.

Toñito como le decimos de cariño en el periódico, es un señor de baja estatura, y con un corazón muy grande, quien accede a platicarnos algunos aspectos de su vida con motivo de sus 45 años de repartidor de periódicos.

¿Toñito dónde empezaste y en qué periódicos has trabajado? “Empecé cuando tenía 15 años en el periódico El Heraldo de Victoria, que ya no existe, enseguida en 1974 trabajé en el Diario de Cd. Victoria, en muchos periódicos como la Verdad, La Extra que era un periódico vespertino del Mercurio, en el periódico Noticiero en una primera etapa con Don Frago Sandoval, en El Expreso, y nuevamente con el noticiero con Héctor González, para de allí empezar a trabajar en Últimas Noticias en donde tengo más de 15 años, en ese lapso repartí muchos periódicos adicionalmente como El Decidor de Rosbel Bassan y La Red del Chicano Mike”.

Y continúa relatando “Estoy muy agradecido con Dios primeramente que me ha permitido llegar a cumplir mis primeros sesenta años en compañía de mi esposa, mis dos hijos varones, uno de ellos es tránsito y el otro está estudiando un doctorado en Historia en la UNAM, tengo una hija que se casó y cuatro nietos que quiero mucho, soy una persona que no me aqueja ninguna enfermedad y puedo comer lo que quiero».

Con su pantalón de mezclilla azul y su camisa a cuadros continúa platicándonos, “Hubo un tiempo que repartía periódicos en Hidalgo, Padilla y Güémez, salía el periódico y me iba a la central de autobuses y salía para el primer municipio y así los recorría a diario; recuerdo que una vez que mi hijo me acompañó a dejar los periódicos a estos municipios al alcalde de Padilla no le gustó lo que se publicaba y me mandó a encerrar por algunas horas, fue algo difícil porque mi hijo lloraba esperándome y pensaba que algo me había sucedido, a las horas me soltaron y el alcalde entendió que yo tan sólo los repartía».

¿Cómo era un día de trabajo como repartidor? “Bueno, antes te tenías que levantar a la una de la mañana, para irte a recoger los periódicos que llegaban a la central ya que repartía periódicos foráneos, se repartía desde la madrugada-noche porque todo estaba bien tranquilo, pero ahora hay problemas. La repartida se hacía con lluvia, frío y a veces hasta con hielitos, cuando inicié lo hacía en bicicleta, ahora lo reparto en moto».

Al preguntarle si su esposa siempre había estado de acuerdo con su trabajo, dijo: “ Un tiempo de mi vida mi señora me pidió que dejara de trabajar de repartidor de periódicos y buscara otro empleo, más yo nunca quise, le dije que es algo que a mi me gusta y lo entendió. Mira, yo he invitado a gente a trabajar de repartidor, pero no aguantan mucho, el que más duró trabajó dos años y luego como los demás, ya no le entraron, y es que para durar en este trabajo te tiene que gustar”.