La decisión de mover  temporalmente  a la maestra Anabel Medina Cortés de la  dirección de la  escuela Club Rotario a la Jefatura de Sector 22 fue apoyada por el Juez de Distrito, porque tuvo como fin que se restableciera el servicio educativo, aseguró el  titular de la subsecretaría de Educación Básica de la SET, Jorge Guadalupe López Tijerina.

Dicho funcionario presuntamente incurrió en un delito federal al ordenar el cambio de adscripción de la directora de la escuela Club Rotario, Anabel Medina Cortés a pesar de que la maestra cuenta con un amparo 1927/2015 ventilado ante el Juzgado Primero de Distrito, de acuerdo con el abogado de la maestra, José Ángel  Treviño Aguilar.

Sin embargo, López Tijerina explicó que la presencia de la directora era motivo de confrontación y la causa por la cual la escuela seguía cerrada, por lo que por el interés superior de reanudar las clases se tomó la determinación de cambiarla de un centro de trabajo a otro.

“Vi la resolución del  juez, donde le niegan la suspensión porque promovió otro amparo contra la orden que le dimos para concentrarse, pero se lo negaron y el juez reconoció que estábamos sustentando el interés social  del  trabajo educativo en la escuela  como primer principio de orden  de importancia, y en eso se basó él para negarle la suspensión, entonces prevalece y es válida la orden que dimos”.

En el documento que se le entregó a  Medina Cortés, se le notificó  de esta resolución dejándole en claro que sus derechos laborales y profesionales están garantizados y que su cambio de adscripción fue con el único fin de facilitar el desarrollo de las investigaciones de las acusaciones que un grupo de padres de familia ha dirigido en su contra.

Por ello, en cuanto concluya la investigación que la SET lleva a cabo, se podrá determinar si Anabel Medina Cortés es responsable o no de todo lo que se le acusa.  En el caso de que demuestre su inocencia, podrá regresar al cargo como directora de la Club Rotario.