Diariamente en el Módulo de hipertensión que se sitúa en el Hospital Civil de Ciudad Victoria se atienden diez personas con problemas graves de obesidad, reveló Jesús Flores Robles.

El director de dicho nosocomio indicó que de esta cifra tres de cada diez pacientes se niegan a atender la problemática y llevar al pie de la letra el tratamiento designado por el médico de guardia.

“Hay un programa de obesidad, se les da pláticas de nutrición, sin embargo del 20 al 30 por ciento de estos pacientes no siguen el tratamiento y son mujeres las que más se preocupan; es decir, las que sí atienden lo que se les está enseñando”, aseguró.

Flores Robles precisó que la mejor medida para contrarrestar la obesidad en la población es la concientización de los buenos hábitos alimenticios desde el hogar y a temprana edad.

Destacó que entre las enfermedades que pueden ser desencadenadas por complicaciones con el peso corporal se encuentra la fatiga, enfermedades digestivas, problemas cardiacos, mala circulación en piernas, várices, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, problemas articulares, rodillas y cálculos biliares.

Sin embargo, cuando la obesidad es catalogada de tipo dos el riesgo que se corre por desarrollar diabetes, cáncer, angina de pecho, infartos, tromboflebitis, arteriosclerosis, embolias y alteraciones en la menstruación, es mayor.