Por: Andrés A. Ramírez Acosta

El alcalde de Victoria Miguel González Salúm, reconoció que la capital tamaulipeca está viviendo uno de los peores estiajes de la historia y esto se ha visto reflejado en el pobre suministro de agua, donde La Peñita, principal distribuidora del vital líquido en la ciudad, ha bajado su bombeo hasta 96 litros por segundo.

“La Peñita está bombeando 96 litros por segundo, el registro más bajo de toda la vida desde la que fue instalada como un surtidor de agua para la ciudad”. Añadió que esta “nunca había dado menos de 100 litros por segundo, ni en los peores tiempos de estiaje del año pasado”.

Entrevistado el día de hoy a las 9:00 horas a su llegada de palacio municipal, el alcalde detalló que a ello se suman las escasas precipitaciones pluviales y a que se cuenta con poca agua en las presas más cercanas.

Pese a esto descartó la posibilidad de que existan más colonias a las que no llegue el agua “estamos haciendo esfuerzo enorme para la recaudación de agua potable para la ciudad”.

Y para hacer realidad esto, aclaró que siguen los trabajos en búsqueda del vital líquido con la perforación de más pozos: “apenas terminamos la etapa exploratoria, y ahora con el comienzo de la nueva etapa de perforación ya nos daremos cuenta de cuánto aforo de agua tenemos adicionalmente”.

González Salum aseveró que los trabajos para el mejoramiento a los equipos de bombeo del acueducto Guadalupe Victoria, del agua de la presa, consisten en adaptar en los 54 kilómetros de conducción varios equipos de bombeo y rebombeo.

“Estamos haciendo equipos para superar el estiaje de agua, donde ha llovido poco”, puntualizó.