Por: Eduardo Castillo Mtz.

Asistentes a la llamada “Feria de empleo” organizada por la administración estatal, pidieron respeto a su tiempo y a su inteligencia, ya que los invitan para ofrecerles empleos cuyos salarios parecen una broma, eso sí, de muy mal gusto.

De este modo llegó Julio García a la llamada cuarta Feria del Empleo Victoria 2016, cuyo recinto, el Centro Cívico Gubernamental, estaba abarrotado de gente que esperanzada buscaba acomodo entre las 25 empresas locales que ofertaron alrededor de 480 vacantes.

Pero ¡oh sorpresa! al joven egresado de una universidad local, no le dijeron que la mayoría de los empleos eran para empresas maquiladoras, cuyos salarios oscilan en los mil pesos a la semana, o en tiendas de conveniencia, que son las más demandadas ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

“Tampoco me dijeron que el trabajo no es seguro pues uno piensa que te van a contratar ahí y no es verdad, te dicen que un mes te hablan para decirte si quedaste o no, y mientras ya gastaste en moverte para nada”, indica.

Y este fue solo uno de los cientos de casos de personas decepcionadas de las ferias de empleo que presumen los gobiernos federal, estatal y municipal.

Sin embargo, el director del Servicio Nacional de Empleo en Tamaulipas, Juan Héctor Cano Cervantes, insistió en el éxito del evento, argumentando que la colocación depende de las empresas locales, aspecto que cambia según la región.
“En la frontera básicamente los empleos que se ofrecen son de la industria y maquiladoras, en el sur también comercio y servicio”, asentó tras subrayar que de manera general, se han ofertado 4 mil 800 vacantes en Tamaulipas.