Prestaciones sociales como los vales de despensa y hasta la propia creación de empleos se verá limitada por las disposiciones de la llamada Reforma Hacendaria, que va a llevar a los patrones a reducir la entrega de incentivos extras o bonos y este tipo de conquistas laborales.

Líderes patronales y obreros reconocen que este año se antoja difícil para las empresas en lo general.

Además que por otro lado, el impacto del alza a los productos de la canasta básica, así como a los bienes y servicios, está generando incertidumbre en los hogares y las fuentes de trabajo mismo.

Por un lado, de acuerdo al presidente de Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Miguel De la Torre Villalobos, en sí el tema de prestaciones es uno de los que más preocupa, ya que cada empresa tiene que hacer un esfuerzo para no disminuirlas.

Ello implica que se tienen nuevas formas de deducción. Ahora, los empresarios que tengan la posibilidad económica de asumir el costo de algunas de ellas como los vales, lo tiene que hacer por decisión propia, máxime que ya no serán deducibles.

Señaló que aún no se tiene un cálculo de cuántos empresarios estén pensando en retirar la prestación de vales de despensa, ni cuántos están en condiciones de absorber por completo el costo que ello implicaría ahora con las nuevas disposiciones en materia hacendaria.

Según un estudio realizado por la Coparmex a nivel nacional, el impacto de la Reforma Hacendaria en el costo laboral de las empresas será de ocho por ciento en promedio, no obstante habrá un efecto de hasta 20 por ciento en algunas compañías.

Se estima que el costo de la nómina va aumentar un 18 por ciento, aunque la cifra será variable de acuerdo al giro y número de empleados.

Y es que a partir de este año las empresas sólo podrán deducir el 53 por ciento de las prestaciones no salariales que otorgan a sus empleados y que antes de la reforma, dicha deducibilidad era del cien por ciento.

Ante este nuevo escenario la creación de fuentes de trabajo estará limitada y se prevé que a nivel nacional no se alcanzarán los 446 mil empleos que registró el IMS durante todo el 2013.

En Tamaulipas el Seguro Social registró más de 18 mil empleos a diciembre del 2013; sin embargo, aún hay una demanda importante de plazas.

De la Torre Villalobos recordó también que la reforma laboral aún se encuentra incompleta, ya que falta la regulación secundaria para crear la Comisión Regulatoria de Capacitación y Adiestramiento; es decir, las bases jurídicas no se han establecido, por lo que queda en el aire la promoción de capacitación y adiestramiento, que a su vez generaría la productividad al interior de cada una de las empresas.