Al menos 100 establecimientos han tenido que cerrar sus puertas debido a las modificaciones fiscales, pues se les complicó la facturación electrónica, afirmó la regidora y presidenta de la comisión de comercio en Victoria, Graciela Medina Caballero.

“Si hay negocios que han cerrado, que han venido revisando sus cuestiones contables y han decidido cerrar por un tiempo en lo que se acoplan a este nuevo sistema que se viene de pago de impuestos”.

Algunos establecimientos ya tenían su facturación de manera electrónica, pero esto requiere de un equipo, un paquete para generar las facturas, lo cual a muchos empresarios se les complicó.

“No todos tienen la opción de poder adquirir ese equipo, ha habido apoyos, no han sido suficientes, por otro lado el tener que capacitar al personal también les merma en su actividad y en tener que pagarles la capacitación”.

Es común que algunos empresarios opten por cerrar o cambiar de giro comercial, sin embargo en esta ocasión se ve una disminución de negocios, lo cuales se podrían trasladar a la informalidad, subrayó.

Indicó que las reformas a veces son buenas, pero no se pueden ver resultados inmediatos y, como todos los cambios pasara un tiempo que en se empiecen a notar.